Velázquez y el tiempo desde la RACAL

Las Meninas o La familia de Felipe IV, 1656. Museo del Prado, Madrid.

 

El filósofo conquense Ernesto Ballesteros realizó una conferencia en el salón de actos de la RACAL para hablar sobre el pintor sevillano de época barroca, Diego Rodríguez de Silva y Velázquez.

Con esta ponencia, Ernesto Ballesteros, quería hacer llegar la importancia de Velázquez desde un punto de vista diferente, debido a que no sólo analizó alguna de las obras más representativas del pintor barroco, sino que también, analizó sus obras desde un punto de vista filosófico, tratando temas sobre la relación entre el espacio y el tiempo. Donde detener el tiempo en una representación plástica, es un estado mental.

Tras la introducción filosófica, el ponente comenzó a mostrar diversas obras artísticas hasta llegar a la época del artista sevillano, el Barroco. Movimiento caracterizado por utilizar el tiempo como elemento de dinamismo, dejando de lado el espacio de la obra; esa temporización del espacio se consigue mediante la utilización de la luz y la oscuridad que provoca al espectador centrarse en los espacios luminosos de la representación.

La fragua de Vulcano, 1630. Museo del Prado, Madrid.

“Ese juego de luces y sombras muestra que Velázquez estaba influido por el tenebrismo italiano”- señaló Ernesto Ballesteros. Así pues, “Velázquez utiliza una perspectiva aérea propia caracterizada por ser un modo original de pintar el tiempo, es decir, caracterizar el espacio” según comenta el experto.

A través del uso de la doble luz, el pintor sevillano puede unir en una misma obra dos espacios totalmente diferentes, como es el caso de la unión de lo cotidiano y lo divino; véase en Las hilanderas La fragua de Vulcano.

El ponente conquense, decidió realizar un análisis de la técnica de los espejos viendo la obra de Las Meninas; “Podemos apreciar dos tiempos diferenciados: el Tiempo de los Reyes, el cual lo localizamos en un espacio oscuro, en un espejo situado en la pared del fondo; y el tiempo de las Infantas, reflejado mediante un espejo que se encontraba frente al pintor donde se localiza la esencia del cuadro. Así pues, se fusionan dos tiempos dando lugar a la percepción del tiempo como clave de la mente humana.

Para finalizar la conferencia, el filósofo conquense mencionó que otros artistas, como es el caso de Goya, intentaron repetir la técnica velazqueña pero sin obtener los mismos resultados que el artista barroco.

“No hay tiempo sin memoria, ni memoria sin espacio. El Hombre está formado por el espacio-tiempo”- Así finalizó Ernesto Ballesteros la conferencia de Velázquez y el tiempo.

 

 

1 Comment

  1. Uno de los autores de más obras en su tiempo y con una calidad inmejorable, ya no son solo las Meninas sino a todos los profesionales que inspiró con sus obras

Deja un comentario