Titiriteros: es necesaria esa mirada de niño

El cuerpo hechos de trapos inservibles encontrados en el baúl de las telas. Los ojos, dos botones que quitaste al abrigo de hace diez años que dejó de servirte. El cuerpo relleno de algodón, o quizá de goma espuma, más ligera y decorativa. Un calcetín como sujección y ¡listos para actuar! Será un personaje que nos atrape con su personalidad, un humano en voz de otro, un dibujo animado, una montaña con minerales que extraer, una vida autónoma para un espíritu, un extraterrestre a punto de aterrizar. Mil maneras podrían ser las acertadas para caracterizar a un títere, pero solo una podría darle la vida que merecen: la mano de un gran artista.

La comida, la familia, el vestuario, un hogar, una religión, unos regímenes políticos… Unos más altos, otros más bajos, unos con más dinero, otros más pobres de lo que quisieran… Estas son algunas de las cosas que conforman al títere, algo que no difiere demasiado con el ser humano. Quizá no seamos tan diferentes entre sí o quizá ellos sean nuestro reflejo.

La vocación del títere se convierte en lenguaje lúdico, en el sueño de crear fantasía y en la pasión de hacer feliz al prójimo, una vez en contacto con el público. La vida de todos ellos no solo dura mientras continúa el espectáculo, sino que perdura en el recuerdo del niño que se hizo amigo suyo y con el que sueña cada noche. El títere representa una metáfora de todas las personas que habitan en el mundo. Años de historia tras cada telón, tras cada función. Sin embargo, los cambios sociales que llevamos experimentando desde el siglo XX están afectando tanto en nuestra manera de actuar como de pensar, apartando lo que creemos no necesitar para vivir. ¡El títere se encuentra en peligro de extinción!

Se cree que el títere surgió en la época del hombre primitivo, cuando se veían reflejados en las paredes de las cuevas al proyectarse su sombra a la luz del fuego. Desde ese momento, surgió la necesidad de crear figuras en movimiento que representasen animales o personas. Lo que ahora es considerado una actividad infantil, en sus inicios no lo era. El títere siempre ha sido abrupto. Las obras representaban la realidad para un público adulto, realizando un repaso social y cultural de lo que ocurría en una determinada época. Actos en los que se criticaba desde políticos hasta Reyes. Los titiriteros, que son muy observadores, vieron que los niños se quedaban ensimismados viendo las actuaciones que iban dedicadas a sus padres. Unos cambios en los textos para adecuarlos y unos guiones acordes a la figura infantil, provocaron que naciera el títere para niños que conocemos hoy.

Cuenca tiene la suerte de contar con magníficos actores titiriteros, así como un festival anual dedicado única y exclusivamente a este arte: Tiriticuenca. El próximo 21 de marzo se celebra el Día Mundial de la Marioneta, con el fin de hacer visible y representativa la labor que realizan los títeres para que sus funciones cobren de nuevo vida en la sociedad. Esta ciudad no descansa y sigue trabajando para su conservación y ofrecer a su público un espectáculo diferente. Así lo hizo el pasado domingo ‘Títeres Larderos’ con ‘Pelos, misión bolsa’ a cargo de Ángel Suárez, donde decenas de niños disfrutaron del espectáculo al son de palmas y risas. UNIMA, la Unión Internacional de la Marioneta, también estuvo presente en este acto, cuya labor primordial es hacer que la marioneta no deje de visitar escenarios.

Estos muñecos son los que cautivan toda nuestra atención y nos hacen levantarnos del sofá. No podemos interrogarnos sobre la marioneta, sin preguntarnos sobre la creación en general y la vida en particular. Lo cierto es que nos ayudan a escapar de la realidad, creyendo en la magia y en todas sus posibilidades. Nos invitan a conocer su propio don de ser y la libertad de crear. El mundo necesita más títeres y más risas entre el público. Como bien dice UNIMA, ‘juntos, creamos el movimiento’.

Texto de Jennifer Bernal. Fotografía de Jennifer Bernal para #makinguclm

Puedes ver más contenidos sobre Titiricuenca en:

.

El contenido de este artículo está realizado para Makinguclm y publicado bajo licencia de Creative Commons CC BY-NC-ND 2.5 ES. (Reconocimiento - No Comercial - Sin Obra Derivada 2.5 España) .

.

Deja un comentario