Talento y aprendizaje se fusionan en Cuenca Brass Week 2014

La familia de viento metal es la más profunda y potente de cuantas componen la orquesta sinfónica. Son capaces de aportar matices brillantes y dramáticos a las composiciones que ningún otro tipo de instrumento puede aportar. Asimismo son tremendamente versátiles, permitiendo interpretar desde las melodías más líricas y vigorosas a las más solemnes. Su manejo, que depende especialmente de la destreza del intérprete para coordinar su talento musical, su capacidad pulmonar y sus labios, es un arte que lleva años de aprendizaje.

Perfeccionar estas destrezas es el objetivo del seminario Cuenca Brass Week, ideado y coordinado por músico conquense Álvaro Cortinas e incluido dentro del programa “Otoño en las Hoces”. Durante cuatro intensos días 23 alumnos y alumnas de distintas edades han asimilado los conocimientos y los entresijos de cada uno de los instrumentos de esta rama. Trompeta, trompa, trombón, tuba y bombardino se han fusionado magistralmente en un melódico y colorido mosaico que ha inundado la antigua Iglesia de San Miguel.

Además de las clases de capacitación para los instrumentistas de viento-metal, la esencia de CuencaBrass reside también en acercar a la gente de Cuenca a esta cultura musical. Para ello han sido la parte más activa los alumnos y profesores, procedentes tanto de Cuenca como de diversos lugares de España como Barakaldo, Gijón, Torreblanca, Badajoz, Valencia, Barcelona e incluso de otros países, como Venezuela. Reconocidos internacionalmente, Cuenca tuvo el placer de contar en esta tercera edición con el equipo que forma “Enrique Crespo Brass Ensemble”. La tuba y el bombardino fueron deleitados en CuencaBrass hacia alumnos y espectadores por el argentino Patricio Cosentino (Buenos Aires), César Asensi Gamón (Valencia) y Vicente Olmos (Valencia) hicieron lo propia con la trompeta, la trompa sonó a cargo de José Vicente Castelló (Alicante) y Enrique Crespo (Montevideo, Uruguay) mostró su maestría con el trombón y el bombardino.

Todos los alumnos del curso destacan también al valor que les aporta inscribirse a CuencaBrass para su proyección como músicos profesionales y revalorizar el papel de los músicos españoles. Destacan también el altísimo nivel de los profesores para animarse a vivir esta experiencia. Una oportunidad única para compartir un espacio musical entre charlas, distintos sonidos y timbres, de maneras de aprender, de capacitarse, de afinar el oído y alma con la música. Así aseguraban también algunos de los profesores lo que significa esta experiencia para la gente que se involucra y se relaciona en este tipo de festivales. Desde Makingdos hemos tenido la suerte de disfrutar del magnífico ambiente que ha vibrado en esta edición en la Iglesia de San Miguel y el Teatro Auditorio de Cuenca.

Hay que destacar también que ‘Cuenca Brass’ tiene un proyecto para realizar donaciones de instrumentos hacia las agrupaciones e instituciones musicales de Cuenca. El primer día de festival tuvo lugar el concierto inaugural del mismo en el Teatro Auditorio de Cuenca, donde se pudo escuchar a los solistas y profesores del festival Vicente Olmos, Patricio Cosentino, José Vicente Castelló y Sara Illana, presentados magistralmente por el director artístico de CuencaBrass, Álvaro Cortinas. Un día que marcó el ritmo y compás que se vivieron los cuatro días que duró el festival. Cuatro días repletos de clases abiertas, Warm-up donde realizaban trabajo sonoro, físico, de afinación -entre otros-, charlas sobres intercambios de experiencias, diversos talleres (como el de Pilates), ensayos de ensembles, etc.

El broche final para estos cuatro días de trabajo fue un concierto gratuito ofrecido también en la Iglesia de San Miguel, que supuso también la clausura del programa “Otoño en las Hoces” y contó con la presencia del Alcalde y la Concejala de Cultura. Bajo la enérgica dirección de Patricio Consentino, alumnos y profesores interpretaron un rico repertorio que abrió la “Fanfarria” de Dukas, seguido por la “Marcha triunfal de Aída” y el “Cha cha cha” de Sendlebel. Vicente Olmos y José Vicente Castelló orquestaron el ensemble de sus respectivos alumnos.

La clausura del festival también contó con la entrega de diplomas a todos los participantes con el respaldo de la UNED, así como la donación de una trompeta al Conservatorio Profesional de Música “Pedro Aranaz” y el reparto de diversos premios que se sortearon entre los alumnos, entre los que se encontraban el descuento de un 50% para la matrícula del próximo festival, otro descuento del 20% en arreglo de instrumentos y un tercer premio de una limpieza gratuita del instrumento. Hubo un obsequio para el alumno más joven del curso, un CD musical de la editora Absolute Brass, y otro para el más mayor, consistente en una partitura para quinteto de metales de la misma editora.

Si quieres ver y leer más cosas sobre Cuenca Brass Week 2014
http://makingdos.tumblr.com/tagged/020069

 Créditos

Más información sobre este proyecto:

Deja un comentario