Un sueño convertido en ‘Veintiuno’

El grupo toledano de rock Veintiuno participó el pasado viernes, 14 de noviembre, en el IV concurso de maquetas musicales celebrado en Sala Babylon, Cuenca. Entre sus componentes nos encontramos a Diego Arroyo (cantante, teclado y guitarra), Yago M. Banet (bajo), Álvaro Velasco (guitarra) y Pepe Narváez (batería)

Veintiuno nació a mediados de 2010 a partir de unas demos caseras escritas por Diego, el mismo que realizó una búsqueda de gente para la formación del grupo. Tras el éxito de la búsqueda, los componentes debían ir más allá: encontrar un nombre que les identificase. Debido al gusto por la película 21 gramos, acortaron el título y se quedaron solo con veintiuno. Un simple veintiuno que vino acompañado de fechas de conciertos, grabaciones, videoclips y un largo etcétera.

020042 141115 ZAM 2385 veintiuno_Ra
Fotografía Laura Zamora

En menos de un año, este grupo ha experimentado un salto exponencial que ha supuesto un antes y un después en sus vidas. Han pasado de apenas unos amigos como oyentes a ser escuchados en muchos lugares de España.

Yago, estudiante de la UCLM, se percató de este concurso de maquetas musicales a través de un cartel publicitario en la biblioteca de la Universidad. Decidió comentarle la idea a sus compañeros, los cuales no pusieron ningún impedimento para ir adelante con el proyecto. Tras enviar unas maquetas a la UCLM, el jurado decidió que debían ser finalistas. ‘’Es un concurso que nos da la oportunidad de tocar en directo, no todos son así y, por desgracia, es menos común de los que nos gustaría’’ explica Diego.

No es nada fácil subirse a un escenario con la duda de si el público va a disfrutar con la música que escucha, de si van a sentirse cómodos en todo momento o de si van a valorar tu trabajo. Por ello, los instantes antes de cada concierto los consideran momentos de concentración, de agobio, de nudos en la garganta. Una mezcla de todo.

A pesar de la variedad de canciones que se encuentran en su repertorio (Nuestro incendio favorito, Dí mi nombre, Malabares, Pulmones, entre otras) y la dificultad para elegir entre una de ellas, afirman que las canciones que más disfrutan en el escenario son las que tienen más ritmo, como Sublime.

Foto: Laura Zamora
Foto: Laura Zamora

Todos sabemos lo difícil que es encontrar donde está nuestro lugar y con quién queremos permanecer en él. A pesar de la consideración de Diego sobre el mal momento para adentrarse en el ámbito musical, Pepe declara ‘’para mí es el mejor momento, porque en etapas malas es cuando te agarras a algo y ves que la gente que sigue ahí, es la gente que le gusta de verdad lo que haces’’.

A estos chicos no les faltan las ganas para crear nuevos proyectos, para ir más allá, en definitiva, para conseguir su objetivo: llegar al máximo público, que la gente cante pero, sobre todo, que predomine la diversión tanto arriba como abajo del escenario.

‘’Se trata de objetivos humildes, como dominar el mundo’’ –Diego.

 

 

Deja un comentario