Sobre la cámara oscura (Montserrat de Pablo)

10682390_10205654856507835_1622408595459040111_o
Montserrat de Pablo con las fotografías de su equipo de trabajo, realizadas también con la cámara oscura. Fotografía: Cintia Villavicencio y Judith Ferreras

La cámara oscura es el antepasado de la cámara fotográfica tal y como la conocemos. El mecanismo básico de la fotografía, que consiste esencialmente en la obtención de imágenes fijas a partir de la luz que reflejan los objetos, se conoce y ha sido objeto de experimentación desde hace siglos, pero no fue hasta finales del Renacimiento cuando apareció la cámara oscura como tal. Desde entonces ha sido utilizada como un medio de representación, de experimentación y de entretenimiento, nutriéndose a lo largo del tiempo de los avances científicos y tecnológicos que permiten que hoy en día podamos acompañar este texto con imágenes digitales.

Su funcionamiento se asemeja a los fundamentos del ojo humano. Se trataba en un principio de una habitación oscura con un pequeño orificio que al dejar entrar la luz proyectaba en la pared opuesta una imagen invertida y con bastante nitidez del objeto a representar. El invento, que tenía un tamaño demasiado grande para ser transportado con facilidad, resultó en realidad inútil hasta que se hizo portátil. El primer uso práctico que se le dio fue como ayuda para el dibujo, reflejando la imagen sobre papel y perfilando las formas a mano. Posteriormente se empezarían a usar materiales fotosensibles como las sales de plata, que mediante procesos químicos y con un tiempo de exposición adecuado conseguían capturar y plasmar las primeras fotografías en blanco y negro.

10960003_10205796611451620_125064224670015727_o
Montserrat mostrando las aplicaciones que tiene el artilugio para el dibujo a mano. Fotografía: Cintia Villavicencio y Judith Ferreras

A pesar de poseer a día de hoy medios tecnológicos mucho más sofisticados, algunas personas siguen experimentando con el encanto y las posibilidades que ofrecen estas primeras cámaras fotográficas. Es el caso de Montserrat de Pablo, artista que en colaboración con el Max Planck Institute for the History of Science ha realizado un proyecto de investigación que muestra una visión panorámica sobre la evolución de la cámara oscura. Montserrat, junto a su equipo, realizan un recorrido completo por su historia, representándolo a través de una línea del tiempo.

A lo largo de su investigación han dado un repaso completo a toda la literatura existente sobre la cámara oscura en los diferentes campos científicos, creando una base de datos de autores, ilustraciones y fuentes que sentarán las bases para futuras investigaciones y aplicaciones del artilugio. Experimentando con la dimensión artística y experimental que ofrece, Montserrat capturó una serie de fotografías que se mostraron en la Sala ACUA de Cuenca durante el pasado mes de enero y volverán a estar en mayo en Ciudad Real. En ellas se hace patente la versatilidad de la cámara oscura, mostrando en ocasiones el mismo escenario tanto fotografiado como dibujado a la vieja usanza, y jugando con los diferentes enfoques y tiempos de exposición, dando lugar a efectos muy creativos.

Su trabajo resulta de una gran riqueza tanto artística como académica, ya que la cámara oscura siempre se ha utilizado históricamente como modelo para explicar la visión humana y los inicios de la cultura visual.

A veces conviene rescatar del “olvido” los antiguos mecanismos y maneras de hacer para reinventarse y enriquecer el presente.

10960171_10205796612691651_1150851395977977253_o
Montserrat de Pablo ante la cámara oscura. Fotografía: Cintia Villavicencio y Judith Ferreras

Puedes ver en Facebook más imágenes de la exposición.

Deja un comentario