Objetivos casi imposibles

Miedo, superación, trabajo en equipo, esfuerzo, fuerza de voluntad, todas estas palabras se quedan cortas para describir lo que se siente al ver el impactante video que se se proyecta en la sala.

Esa noche contamos con la presencia de Sebastián Álvaro, puesto que, ayudó desde el origen al nacimiento de la  Asociación de Montaña Dolomia, descrito como “El hombre que es Al Filo de lo Imposible” pues si él muchas de las aventuras no hubiesen podido ser ejecutadas. Por diversos motivos, Sebastián, no pudo concluir el programa como le hubiese gustado y por eso nos deleito con el último capítulo que, para él, concluiría con Al Filo de lo Imposible, la serie de TVE que dirigió durante años.

020056 141119 SYL 7073 _R_FB

Sufrimiento por un deporte, desde congelaciones hasta la muerte pasando por amputaciones. Demasiadas personas muertas por una pasión, la pasión que les hace intentar alcanzar las cimas más altas del mundo.

“El ser humano es el único animal que arriesga la vida voluntariamente” nos desvela Sebastián Álvaro. Nos comentaba el aventurero al narrar sus historias sobre ascensiones y expediciones que los aventureros arriesgan la vida para llegar a una meta que para ellos es algo más que coronar una cima, es un sentimiento que solo al estar en lo alto de la montaña se puede entender.

Escalofriantes las experiencias vividas alcanzando cumbres de 8000 metros, pero…solo hay una palabra: espectacular. La sensación de sentir el mundo bajo los pies, encontrarte incluso por encima de las nubes. Los aventureros que han alcanzado cumbres altas, incluso los que las han intentado, ya no son simples personas, son algo más allá; dejan al resto de la humanidad como pequeños liliputienses. Son luchadores, conquistadores de lo inconquistable, pura adrenalina.

Los montañeros, aventureros, escaladores y todos aquellos que practican deportes de riesgo, jugándose la vida, se merecen un homenaje porque todas las imágenes y videos que nos dejan son demostraciones de una fuerza espectacular. Ya no es solo fuerza. No es solo el subir, también es el saber bajarse a tiempo, el saber trabajar en equipo, el saber donde están los límites y superarlos. Todos ellos son héroes, no son salvajes, no son inconscientes, son personas con aficiones y sueños que merecen más respeto del que se les tiene. Cuando no logran su objetivo, se sienten frustrados pero ya están pensando en la siguiente subida, en cómo mejorar y en qué se han podido equivocar.

Ningún documental, foto, video o capítulo de “Al Filo de lo Imposible” fue, ni es, ni será capaz de describir con palabras lo que todas estas personas hacen y viven para lograr sus objetivos. Son personas con vidas corrientes, pero que deciden luchar con uñas y dientes por sus sueños y objetivos.

020056 141119 SYL 7100 _R_FB
Fotografía: Sylvia Bernabé

Tuvimos la suerte de disfrutar de la presencia de Sebastián, el hombre que cada día nos demuestra que su filosofía y su riqueza no se basan en lo material. Demostró que prefiere a buenos amigos antes que una cuanta bancaria con grandes sumas de dinero, reafirmando que “El que tiene un amigo, tiene un tesoro”. Ha perdido a muchos amigos en las ascensiones, muchos ya no tienen las manos como las tenían antes de la ascensión, pero siempre están ahí para lo que necesitan. Cualquier asociación de aventureros, montañeros, escaladores, de gente que se juega la vida por una pasión crea un vínculo especial entre las personas, y cuando una de ellas muere el dolor es mutuo aunque se conociesen de poco, porque saben que han perdido a un compañero infatigable y con mucho coraje, al igual que ellos.

Pedro Beneit era uno de ellos, y falleció, este evento se hizo en homenaje a él por haber ayudado a la construcción de la asociación, siempre lo dio todo, siempre fue “buena gente”, nadie tenía malas palabras para el que fuera profesor de enfermería en la UCLM, por todo esto, debemos recordar que los aventureros siempre están ahí, y no son unos locos son gente que tiene objetivos que a los demás nos parecen imposibles.

020056 141119 SYL 7081 _R_FB

Deja un comentario