La noche que Rozalén cantó sobre la tormenta

María Rozalén recibe IV premio Manuel Margeliza, una escultura original de Tomás Bux, a manos de Marco Antonio de la Ossa, director de Estival Cuenca.

María Rozalén. Hasta su nombre transmite. Fuerza y sentimiento. Sensibilidad en la voz. Ojos cerrados, garganta abierta. Los sonidos reberberan en el tórax y el suelo tiembla y siente lo que su boca emite. Las Hoces reciben el eco de sus letras y lo devuelven en forma de canción, con una melodía que se encuentra en sintonía con el paraje que tenemos delante. Humor, desparpajo. Amor, sentimiento. Cada acorde transmite la esencia misma de Rozalén.

Claveles y girasoles en el pelo de las fans, la plaza del Parador a rebosar y expectación por oírla cantar. Amenaza de lluvia que se compensa con las ganas del público, que prefiere mojarse a quedarse sin verla. Su inseparable intérprete de lengua de signos, Beatriz Moreno, piano, acordeón y un par de guitarras sobre el escenario arropan este atardecer.

Admira Cuenca y nos felicita por tener una ciudad con esta belleza. Y Cuenca también la admira. Se muestra cercana con su público, con un humor fresco y totalmente agradecida por estar aquí. Las Hoces son testigo de la perla que tenemos esta noche entre nosotros. En este Estival inclusivo no podía faltar ella y junto a los demás artistas está quedando bastante claro la calidad del evento y la oportunidad que nos ofrece a los conquenses para presenciar la música de calidad.

A pocos minutos de su fin, la lluvia se ha hecho presente y, aunque a regañadientes, el público ha empezado a abandonar la plaza. Rozalén ha tenido que cancelar las últimas canciones que pondrían el broche final a una noche mágica que ni el agua ni el viento han podido estropear.

Y cuando creíamos que la tormenta de verano había puesto punto final a un gran concierto, ocurrió lo que sólo puede ocurrir cuando se cruzan en el camino Rozalén y Cuenca. Los que no salieron corriendo cuando empezó la lluvia tuvieron premio y podrán decir eso de “yo estuve allí”, porque Rozalén no quiso despedirse así de Estival Cuenca y terminó su concierto en el interior del Parador de Cuenca.
Lo demás ya es historia.

 

Texto de Vanesa Moreno y fotografía  Alex Basha para Makinguclm

Aquí todas las fotos de Estival Cuenca 2017

Hablando de Estival Cuenca 2017 en Makinguclm:

 

Deja un comentario