Pentagramanauta

11717507_10207035241296592_8919919301942824917_o

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar’. Tal vez mientras sus voces resonaban en la hoz conquense al entonar estos versos a los pies del Sagrado Corazón con el rosado atardecer de fondo, alguno de los miembros del coro del Conservatorio de Cuenca se acordara de aquel al son de cuya batuta bailaban las notas: Pedro Pablo Morante. Un hombre que se enamoró de la música a la temprana edad de cuatro años, igual que aquel jovencísimo Mozart. No erró su disparo Cupido, pues desde entonces, labrando su senda paso a paso, con tesón y esfuerzo, se ha dedicado en cuerpo y alma a esta pasión.

Exprimiendo su faceta de compositor, fue él mismo quien realizó, específicamente para la ocasión, los arreglos de todas las canciones que ofrecieron a los oyentes que abarrotaban el lugar. Todo un gesto de valentía, teniendo en cuenta lo difícil que resulta que cuajen las versiones de piezas tan archiconocidas como lo eran muchas de las que componían su repertorio.

Pedro quiso traernos algo diferente a lo que suelen hacer, apropiado para un público muy heterogéneo y distinto al que habitualmente los acompaña. Por ello, el camino que nuestro caminante trazó a golpe de batuta y armado con el eBook en el que leía las partituras, porque la modernidad se deja sentir hasta en los dominios del antiguo Apolo, discurrió por diversos géneros ya que, como él mismo confesaba, no hace discriminaciones y ama desde la música clásica hasta el heavy metal. Así, el concierto comenzó a ritmo de góspel, con la actuación destacada de Bibi Blanco y Mercedes Carrasco como solistas. Más adelante, resucitaron canciones tradicionales bajo el título de ‘Canciones para el recuerdo’. Y por último, musicalizaron varias creaciones del poemario español, como aquella cuyos versos abren estas líneas.

Pedro reconoció la importancia de que se organicen actos como estos en los que la música sale a la calle, donde nació y donde al fin y al cabo pertenece. También supimos que este caminante y su coro tienen ya nuevo rumbo trazado: muy pronto harán las maletas para irse de gira por Bilbao.

‘Caminante, no hay camino,  sino estelas en la mar’. Pero la estela que de vocales sostenidas entretejió el coro del Conservatorio con la música de Camerata Jazz Band, será difícil de borrar.

 

Si quieres ver y leer más cosas sobre Estival Cuenca 2015 en:
http://makingdos.tumblr.com/tagged/020092
Puedes leer más sobre el Coro del Conservatorio y Makingdos en: http://makingdos.tumblr.com/tagged/coroconservatorio

Fotografía de: Fran García

Deja un comentario