Morir quizá no sea lo peor: encuentro con Pascal Dessaint

Morir quizá no sea lo peor es una obra de la llamada ‘novela negra del campo’, un género que cada vez se hace más popular en Francia. El tema es el crimen, pero también adquiere mucha importancia la naturaleza maltratada. Pascal Dessaint es todo un hito en Francia.

Cuando Juan Carlos Galindo (coordinador del blog de novela negra de El País) lo presentaba, lo primero que mencionaba era que por fin Las Casas Ahorcadas se volvían internacionales, “por fin llegamos hasta más allá de los Pirineos”. Como él mismo dijo, “qué mejor forma de salir de los Pirineos que yendo al otro lado, a Francia, a por Pascal Dessaint”.

Sus novelas han recibido numerosos premios importantes, entre ellos el Gran Premio de la literatura policíaca, el Gran Premio de la novela negra francesa, el Premio Misterio de la Crítica y el Premio Jean-Amila Meckert. En 1999, publicó Du bruit sous le silence, primera novela cuya acción tiene lugar en el mundo del rugby. Morir quizá no sea lo peor es de 2004, pero ha sido traducida al español este año.

Francia es sin duda la casa de la novela criminal. Galindo lo tiene claro: “En Francia uno de cada cinco libros es de novela negra”. Esa es la razón de estas jornadas. Así que no fue extraño que se le acribillase a Dessaint a preguntas.

Entre todas las respuestas que cayeron todos acabamos por comprender que a Pascal Dessaint le encanta la primera persona. Y que es la primera vez que experimenta esa relación tan intensa entre el hambre y la naturaleza. Sus personajes son horrorosos, en el sentido de que están desesperados. Antes se esforzaban, pero son personas que han luchado mucho, son activistas ecológicos que han dejado de serlos. Y eso hay que combinarlo con el hecho de que Jérômine haya sido estrangulada en su sillón. Mientras, el capitán de Toulouse repite en esta historia, y no es otro que Félix Dutrey.

En definición, la novela negra francesa intenta dar la palabra a los que no la tienen o a los que no la merecen. Dessaint confiesa que él no tiene una solución clara, pero sabe, como mínimo, ser portavoz de todos ellos.

Texto de Juan Jesús Rubio Parra. Fotografía de Juan Jesús Rubio Parra para #makinguclm

Todas nuestras crónicas del VI Encuentro de Novela Criminal Las Casas Ahorcadas:

Deja un comentario