Nereida Dusten: “Venir de México y estar en España es un cambio muy grande en muchos sentidos”

Nereida Dusten es una joven mexicana de 25 años proveniente de la Facultad de Bellas Artes de Tijuana. Nereida ha estado en Cuenca desde febrero hasta enero realizando un intercambio. Vino con un visado universitario de 6 meses y estando aquí decidió ampliarlo por 6 meses más para completar el año como estudiante de intercambio, pero ese simple trámite no iba a ser tan fácil como esperaba. La joven mexicana proviene de la tribu yaqui, un pueblo indígena del estado de Sonora, asentados a lo largo de río Yaqui. Una tribu que esconde una historia de lucha y resistencia que se ha desarrollado de manera paralela a la historia de México. Nereida ha querido acercarse a los micrófonos de Radio Diferencia para compartir con nosotros y con ustedes su historia, su experiencia y las dificultades legales a las que ha tenido que hacer frente.

¿Cuáles son los principales problemas a los que te has tenido que enfrentar por el hecho de no renovarte el visado?
El principal problema es estar aquí ilegal. Puedo salir de España pero no podría regresar, con lo cual, esto me ha causado problemas porque si me voy sin solucionar el tema de los papeles no podría después volver al país o estaría castigada unos tres años por haberme ido en esta situación. También sería una dificultad si quiero regresar a estudiar para que me otorguen alguna residencia o alguna visa. Entonces estoy todo el rato pensando si me van a detener o no porque tiene un sello de que está vencido desde julio aproximadamente. Así que tengo que cuidarme continuamente de no meterme en problemas con la policía.

¿Fue difícil conseguir los papeles en España? ¿Tuviste que tramitar mucha documentación?
Fueron básicamente los mismos papeles que hice en México para venir en un principio. España lo que pide es que demuestres que tienes una situación económica que te permita vivir aquí que son unos 538 euros al mes, la matrícula de que ambas instituciones, tanto mi universidad de México como la de aquí, aceptan que viniera y en general documentos que te piden para casi cualquier trámite: pasaporte vigente, carta de aceptación de estudios… Fue un poco más difícil de México para España porque el consulado español no se encuentra en el estado en el que yo vivo, entonces tuve que viajar a Monterrey y la visa tardó en llegarme unos 3 meses por lo que me incorporé tarde a las clases, porque no podía entrar al país. Para la renovación fue todo muy similar, fueron casi los mismos documentos, volver a comprobar todo lo que hice en febrero.Yo entregué todos los documentos en orden y extranjería olvidó pedirme uno: la carta de antecedentes penales. Pasaron meses y mi visa de renovación no llegaba pero tenía que regresar a entregar la nueva matrícula y cuando regresé me dijeron que solo tenía que esperar a que me llegara la nueva visa entonces no insistí mucho porque como en mi país tardó 3 meses, pensé que aquí también tardaría. Cuando fui a preguntar, porque ya me parecía mucho tiempo, me dijeron que mis documentos se habían archivado y se había cancelado mi proceso de renovación porque no había entregado la carta de antecedentes penales.

Entonces, ¿cuánto tiempo llevas ilegal en España? ¿Te sientes de algún modo desprotegida o con miedo?
El 22 de julio vencía mi visa y en agosto tuve un sello de entrada de renovación. Entonces este documento me permitía estar en una situación relativamente legal porque estaba en espera de una visa, lo que pasa es que no es válido durante tanto tiempo. Por otro lado, Cuenca no me hace sentir desprotegida, lo que sí me asusta es que me pida el pasaporte la policía. En lo que sí me ha afectado es en que quiero viajar, estoy en Europa, quiero conocer lugares y no sé cuando voy a volver y no puedo porque no me van a volver a entrar en España en el momento en que pase por la aduana, con lo cual no puedo arriesgarme a que me detengan en el aeropuerto porque tengo mi piso alquilado, mi matrícula sin terminar, etc.

¿Qué fue lo que te llevó a iniciar esta aventura aquí en España? ¿Qué es lo que más te llamó la atención para elegir Cuenca como destino?
Quería una experiencia totalmente distinta, lejos de mi país. Entonces Europa me parecía una buena opción. Mi universidad tiene muchos convenios con España, al final decidí Cuenca por la facultad de Bellas Artes que tiene muy buena fama.

Si pudieras describir tu experiencia aquí en España con una palabra, ¿cuál sería?
No sé si podría con una palabra, porque venir de México y estar en España es un cambio muy grande en muchos sentidos. Ha sido cambio de estudios, de estar escuchando un acento distinto, la forma de vida, el solo caminar por la calle ya es distinto.

Al margen de los problemas que has tenido con la inmigración, ¿has tenido alguna dificultad de adaptación en España?
Aparte de que a veces no comprendía el acento conquense, no he tenido ninguna dificultad. La dificultad de los documentos en sí, no es una cosa que la gente sepa cuando me ve por la calle. Nunca he sentido que el trato por parte de extranjería tanto como por parte de españoles sea distinto o algo discriminatorio. En general he tenido muy buen recibimiento. Incluso en extranjería nunca he sentido un trato de desprecio. Creo que han sido accesibles pero también porque fue su error supongo.

¿Nos podrías explicar cuáles son las principales diferencias entre España y México en cuanto a las clases, la forma de vida…?
En cuanto a las clases creo que aquí hay una flexibilidad que no esperaba encontrar. En mi universidad de Tijuana hay mucha exigencia, siempre estoy muy presionada por entregar trabajos… Aquí es un ritmo un poco distinto porque los profesores tienen esa idea de que todos somos universitarios, mayores de edad, vienes por tu cuenta, si quieres venir vienes, si no, es tu problema, etc. Nosotros allá no podemos tener más de 3 faltas sin justificar en un semestre ni tampoco podemos llegar más de 15 minutos tarde porque literalmente nos cierran la puerta. En cuanto a la forma de vida todo es distinto: desde la comida, que es lo que más extraño de México, hasta el hecho de salir de mi casa tranquilamente, no tener miedo a regresar de madrugada caminando sola. Mi país tiene fama de ser muy violento, muy peligroso y en cierta parte es verdad. No estoy despreciando mi país, no creo que un país sea mejor que otro, solo que son experiencias distintas. Cuenca me ha hecho sentir muy segura, muy tranquila y eso es un poco preocupante a la hora de volver porque siendo de allá te acostumbras a esa forma de vida y luego ves que no es lo único, que puede ser distinto y ahora tengo un poco de miedo de regresar y sentir ese miedo que pueden sentir los turistas.

Cuenca te ha dado también buenas experiencias supongo, ¿te costará dejar este año atrás? ¿Tienes ganas de pisar suelo mexicano por fin?
Voy a extrañar mucho España. Después de un año aquí es distinto todo, a veces me encuentro con mexicanos aquí y me siento rara escuchando mi propio acento en otra persona. Creo que ya me acostumbré mucho a estar aquí, al ritmo de vida, a la tranquilidad. Extraño algunas cosas de México obviamente, sobre todo la comida, aquí comen mucha carne y como no como carne eso me ha sido muy difícil.

¿Tienes en mente regresar a España en un futuro?
Sí, no se si a Cuenca porque después de un año aquí ya me dio lo que me tenía que dar. Pero sí me gustaría, he pensado en alguna maestría, alguna residencia, quizá volver solo de vacaciones…

¿Qué destino elegirías si volvieras a España?
Barcelona probablemente.

Tal y como hemos indicado, desciendes de la tribu yaqui, ¿cómo se organiza o cuál es la forma de gobierno yaqui?
La descendencia de la tribu yaqui viene por parte de mis bisabuelos. Entonces yo no nací, no crecí en la tribu. El padre de mi madre venía de la tribu yaqui y la madre de mi padre venía de la tribu seri, que son dos tribus indígenas de Sonora. Luego por parte de mi madre, los padres de mi abuelo eran alemanes. Es común esta mezcla de los estados del norte de México entre tribus indígenas y europeos que llegaron a asentarse porque Sonora tiene mucha minería, oro, etc. entonces los europeos se asentaron allí.

¿Qué se conserva en Sonora de la cultura indígena?
Depende de donde. Yo soy de Hermosillo, la capital, entonces ahí no ves mucho más allá de lo que pueden tener los museos o la danza del venado que es una cosa muy típica. Ya si te vas más al desierto o a algunos pueblos sí que hay comunidades que aún viven independientes bajo las reglas de su tribu, entonces no cuenta con alcantarillado, agua potable, etc., es decir, renunciaron a estos servicios públicos para mantenerse autónomos.

¿A qué problemática se enfrenta esta tribu hoy en día?
Creo que la falta de adaptación, el mantenerse firmes a ser una comunidad independiente, el haber renunciado a servicios públicos. Lo que tengo entendido es que para entrar a la comunidad les llevas cobijas, agua, comida, etc.

Esto nos lleva a una realidad de México muy distinta a lo que nosotros vemos. Desde aquí vemos un México único pero nos cuentas que hay muchos méxicos. ¿Cuál es tu México?
Mi México sería el norte y la frontera, porque es donde he vivido toda mi vida ahí. Nací en Hermosillo pero a los 8 años me fui a vivir a Agua Prieta, que es la frontera con Douglas (Arizona). Yo estaba en una primaria que si miraba por la ventana podía ver el letrero de: “Welcome to Douglas, Arizona”. Después me mudé a Tijuana que es la frontera con San Diego (California), entonces creo que este paso fronterizo nunca había puesto tanta atención a que definiera algo tal cual, pero estando aquí y conviviendo con los otros estudiantes mexicanos de intercambio, creo que sí que noto esta diferencia cultural de cómo me ha influenciado el hecho de vivir en la frontera.

Entonces para ti es algo normal los papeles, la frontera, los pasos, las prohibiciones…
Sí, lo que pasa es que no esperaba esto aquí en España. No esperaba estar estudiando en una universidad, habiendo entregado todos mis papeles en orden y demás y que no tuvieran ese cuidado con esto, porque lo único que hicieron fue enviarme una notificación a mi piso, notificación que no recibí por estar en un evento universitario y nadie más me avisó. Yo podía pedirla a mi país pero ellos lo único que decidieron fue archivar y ya. Estoy familiarizada con esto por la situación de vivir en la frontera, siempre he tenido que tener mi pasaporte vigente, pagar por mi visa, etc. ya que en EE.UU son muy exigentes. En este sentido no esperaba que en España fuera así.

¿Eso significa que te llevas un sabor agridulce de España?
No porque creo que extranjería no va a hacer que yo borre los buenos recuerdos de estar en España. A fin de cuentas sí que he tenido que tener más cuidado y estoy preocupada porque ya tenía comprados unos billetes de avión para viajar y ahora lo que más preocupa es no saber si puedo volver a España o no para la semana antes de volver a mi país. Estoy barajando la posibilidad de volver a mi país desde otro país de Europa entonces la situación es un poco confusa porque tengo dos semanas para saber qué voy a hacer. En cualquier caso, no me llevo un sabor agridulce, es solo que no esperaba estar en esta situación ahora porque ya tengo suficientes problemas con pensar en volver, en terminar mis trabajos como para también estar pensando en solucionar mi situación legal, estar faltando a clases porque extranjería solo abre de 9 a 14 y a veces que voy y estoy allí 3 horas sentada esperando para pasar.

Entrevista de María Vecina Diaz, Elena Escavy Rubio, Laura Higueras y Josean Montero . Texto de Laura Higueras . Fotografía de #makinguclm

Puedes ver más contenidos sobre Radio Diferencia en:

.

El contenido de este artículo está realizado para Makinguclm y publicado bajo licencia de Creative Commons CC BY-NC-ND 2.5 ES. (Reconocimiento - No Comercial - Sin Obra Derivada 2.5 España) .

.

Deja un comentario