Luis Auserón y su Statu Quo musical

Babylon Festival y el Seminario Permanente Estudios Contemporáneos (SPEC-UCLM) presentaron el pasado viernes 6 de abril el II Ciclo de Conferencias y Sesiones DJ titulado ‘¿Malos tiempos para la lírica? Radiografía del panorama musical independiente’, una serie que trae a Cuenca a prestigiosos profesionales del ámbito de la música actual. El objetivo principal es mostrar el pulso de un sector que representa uno de los puntos fundamentales de la cultura y la actividad económica del país.

La primera sesión tuvo lugar el viernes 6 con muy buenos augurios, la cual tuvo en el punto de mira al primer invitado de las jornadas, Eric Jimenez, batería de Lagartija Nick y de Los Planetas. El pasado viernes 13, la sala ACUA acogió a Luis Auserón, invitado que daría comienzo al segundo ciclo de Conferencias y Sesiones DJ. Luis Auserón fue uno de los miembros del grupo Radio Futura, acompañado de su hermano y Enrique Sierra. El grupo de rock tuvo una larga trayectoria, que abarco la época de los 80, desde el 1979 hasta 1992. Cabe destacar que son el cerebro y la voz de canciones que marcaron la época de los ochenta en España, como ‘Veneno en La piel’, o ‘Escuela de Calor’. El artista es conocido por la manera de tocar el bajo, aportando a las canciones una línea extra de personalidad y emoción.

Luis Auserón ha protagonizado un sinfín de proyectos desde la separación del grupo. Del mismo modo, el artista ha afianzado su carrera en solitario. En 1994 grabó entre Madrid y Londres su primer disco en solitario, En la cabeza, en el que contó con la colaboración de músicos como Raimundo Amador, Josele Santiago y Antonio Smash. En 2012 editó su tercer disco en solitario, titulado Lejos. El pasado 2016 realizo su último trabajo hasta el momento con su último trabajo editado ‘Lógica y proporción’.

El miembro de Radio Futura inició la conferencia en la que se trató ‘el Statu Quo: las razones de que nuestros tiempos sean malos para la lírica no están ni en la lírica ni en los tiempos, sino en la corrupción’. El bajista fue a la conferencia acompañado por un libro del que extrajo las palabras dirigidas hacia los oyentes en la charla. Antes de empezar, Luis Auserón quiso hacer una aclaración: ‘’lo titulo el Statu Quo: por favor, no confundir con el Statu Quo real. Statu es una palabra inglesa que quiere decir nivel de vida, que es lo contrario a lo que yo me refiero’’. Del mismo modo, aclaró que se centraría en la información de autores sobre el estado del consumo legal del contenido musical, ‘’ya que es lo que me afecta a mi directamente, porque hoy en día no paga ni dios’’, aclaraba el músico.

El artista hace e insiste en la diferencia entre música de autor y música industrial. ‘La música de autor existe mucho antes de que nuestra memoria existiera’, añadía. La charla, por lo tanto, giró en torno a que la muerte de la lírica es culpa del estado, de la corrupción, porque este está podrido. ‘’Debería ser obligatorio para cualquier medio formar a la audiencia culturalmente’’, insistía el músico. Luis Auserón defendió que el arte tiene su precio, criticó a las industrias musicales, que realizan contratos en los que los líderes se hacen millonarios y los artistas están bajo un mismo contrato hasta después de ser enterrados, con ganancias menores a las merecidas. El miembro de Radio Futura negaba los beneficios económicos en el ámbito musical en plataformas como pueden ser Spotify o Youtube, resaltando el ejemplo de Lady Gaga, que recibió unas ganancias de 167$ en 2009 por un año de contenido musical.

‘’No hay que hacer lo que ellos hacen, no hay que tomar los refrescos que ellos toman. Hay que marcar la diferencia’’, aclaraba el bajista refiriéndose a la música de autor y la industrial.  El miembro de Radio Futura opinaba que en un país que tiene la enseñanza saqueada, no se puede pretender que nuestra población consuma lírica o cultura. En resumen, Luis Auserón dejó claro que la lírica no la deteriora la época en la que vivimos, sino el estado con la corrupción. Del mismo modo, reflejó como la música de autor está sufriendo un ataque constante frente a la música industrial, que ‘fabrica voces sin magia, artificiales y comprimidas en un ordenador’.

Una vez finalizada la segunda sesión, se realizó una degustación de vino, gentileza de Bodegas Avelino Vegas. La jornada continuó en el casco antiguo hasta culminar en el Pub Vaya Vaya, a las 00:00 horas, donde Richar Howley o Mark Lannegan entre otros, protagonizaron una sesión DJ. Las jornadas continuarán el próximo viernes 20 de abril con Sagrario Luna (Periodista Musical), y el viernes 27 con Marcela S.Martín (Sala El Sol).

 

Texto de Sandra López Merlo . Fotografía de Jennifer Bernal para #makinguclm

Deja un comentario