Lara Moreno-Ventas Losada “Necesito sufrir porque si no, no puedo escribir y escribir me encanta”

 

11059980_10206104404266248_2244129928763991313_o
Lara Moreno-Ventas Losada en el encuentro de Jóvenes Escritoras/ Foto: Javier Maroto Moraleda

 

Sólo he coincidido en una ocasión con Lara Moreno-Ventas Losada, quizá 4 horas tontas de la tarde de un martes cualquiera, de las cuales fueron 15 breves minutos los que nos miramos cara a cara. Pero sé tanto de ella… Duerme con las piernas dobladas y el brazo bajo la almohada. Siempre está triste aunque ríe muchísimo. Jamás ha sabido ser objetiva. Suele llevar las uñas mal pintadas y es un poco arrítmica. “Esto es lo que me gustaría que alguien hubiera dicho de mí”, nos confesaba esa tarde fortuita. Y es que entre las páginas del libro que acaba de publicar, ‘Una chica azul’, esconde su verdadera huella dactilar. Yo a Lara no la he conocido, la he leído.

Desde un pequeño pueblo de Toledo, Los Yébenes, comenzó solo con 8 años a escribir historias fantásticas y, al cumplir la mayoría de edad, fue cautivada por la poesía en cualquiera de sus formatos y en ese preciso momento, según afirma, su vida cambió por completo. ‘Una chica azul’ es prosa poética y un libro improvisado, las palabras que, en principio, eran un método de catarsis para liberar los trapos de una época depresiva de su vida, terminó cogiendo la forma de libro; “yo escribo no porque quisiera nunca ser escritora, escribo porque no puedo evitarlo, es una necesidad. Si no lo escribo me siento mal, tengo que soltarlo, deshacerme de ello”.

Qué valiente parece exponerte de esa manera ante unos lectores desconocidos, abrirte en canal y decir ‘pase sin llamar’; ella, sin embargo, discrepa “escribirlo fue tirar la toalla, fue decir no puedo con ello, no lo puedo soportar, no puedo superar esa situación”.Y qué contradictorio resulta ese gen del artista que convierte la oruga en mariposa en el ojo del huracán, “necesito sufrir porque si no, no puedo escribir y escribir me encanta”. Ya lo decía a la entrada de los 50 un imponente Orson Welles en el papel que interpretaba en un clásico, ‘El tercer hombre’: “En Italia en 30 años de dominación de los Borgia no hubo más que terror, guerras, matanzas pero surgieron Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci y el Renacimiento; en Suiza, por el contrario, tuvieron 500 años de amor, democracia y paz ¿y cuál fue el resultado? El reloj de cuco”.

 

10863991_10206104409026367_6385048274437539472_o
Lara Moreno- Ventas Losada recitando ‘Una chica azul’ en el encuentro de Jóvenes Escritoras/ Foto: Javier Maroto Moraleda

 

Lara se conforma con estar “enamorada de la idea de estar enamorada”, siempre presente en su literatura. “Una persona puede sentirse bien consigo misma no cuando se mira en el espejo, sino cuando se ve reflejada en los ojos de la persona que quiere, ves en su mirada como tú eres , no como él te esta mirando, sino como te ves cuando miras a través de él”. Sus ‘bersos’ van dirigidos a una persona en especial, pero aconseja des-aprender todo lo aprendido. Critica ese amor fantástico de las películas de final siempre feliz personificado, entre otras, por las películas Disney; un imaginario hipócrita. O la dictadura de la imagen en las redes sociales, que parece que roba el derecho a sentirnos tristes y obliga a lucir sonrisas vacías después de un instantáneo flash; “sé triste si eso te hace feliz” reza Lara.

“El amor real es sentirte en paz tanto contigo mismo, como con lo que tienes a tu alrededor”, expresa Lara, pero esta vez no se refiere a una sola persona, habla de un contexto: el que tienes que asumir y querer; la vida reparte unas cartas que hay que jugar. “Somos demasiado ambiciosos, siempre queremos más y no nos damos cuenta de lo que esta ahí siempre”, añade. ¿Serán sus estudios de psicología los que le permiten radiografiarse tan envidiablemente bien?

Lara nos confiesa que coge mucho el tren y que se siente desubicada, “un poco una sensación de que nunca estoy donde quiero estar cuando tengo que estar”, como el conejo de Alicia en un país que puede convertirse en el de ‘Las Maravillas’, dependiendo desde qué perspectiva. Con ‘Una Chica Azul’ ya ha llegado a una estación y su próxima parada es ‘Alejandra’ ¿llegará a la hora que quiere? Según la joven escritora, será mucho más personal, protagonizado por una chica, esta vez, más distante a Lara que “o la amas o la odias”.

 

11022564_10206104403546230_5367101665942477530_o
El libro abrazado por la poeta/ Foto: Javier Maroto Moraleda

 

Prefiero escribir a hablar porque en ningún otro sitio me siento más exacta… expresa Lara en su libro. Nosotros la escuchamos hablar y a falta de ello, recitar, no le quedaba escapatoria. Ella dice que las palabras no son nada, hasta que alguien las lee. Ese alguien hoy es la joven poeta, que derrocha y cobra de sentimientos el aseptismo de una sopa de letras. Creo que nunca nadie la llegó a conocerlaquién sabe, quizá, su destino precisamente es que la conozcamos un poco más todos.

Deja un comentario