Vuelven las Jornadas de Zarzuela a Cuenca más mecánicas que nunca

 

Cuatro son ya las jornadas de la zarzuela que llevan celebrándose en Cuenca, cinco si contamos las que se celebrarán este 2018, y no puedo evitar preguntarme como Cuenca ha terminado acogiendo esta iniciativa tan importante; unas jornadas que han puesto a la ciudad a la vanguardia de este género operístico en España, e incluso a nivel internacional. Por esta razón, la presentación del Libro de las Jornadas de Zarzuela 2016 ha sido un evento tan importante al que asistir y así, descubrir todo el trabajo que existe año tras año detrás de la creación y organización de estos encuentros, que se han ido celebrando desde el año 2013.

Lo primero de todo, ¿qué es la zarzuela?

Aunque pueda parecer una pregunta tonta, la zarzuela no goza de la popularidad de otros géneros musicales-teatrales como la ópera. Puede que todo el mundo conozca la palabra, que es un “musical similar a una ópera” pero… ¿en qué se diferencian exactamente? No puedo hablar por el resto del mundo, sin embargo, muchos de los jóvenes que asistimos a la presentación no habíamos ido nunca a ver una zarzuela ni conocíamos mucho acerca de ésta. Aunque es una búsqueda rápida en internet se pueden encontrar las principales diferencias, nadie mejor que el patrono de la Fundación Guerrero, Antonio Gallego, podría decirnos las desemejanzas que, según él, existen entre estos dos cantares. Después de escucharle podría resumir su intervención en tres apartados:

  1. En la zarzuela se alternan partes cantadas con otras habladas en prosa o en verso. La ópera generalmente es totalmente cantada.
  2. La zarzuela está cantada normalmente en castellano.
  3. Mientras que en la ópera se suelen contar historias trágicas, con mucha muerte y sufrimiento, las zarzuelas van de historias costumbristas, de ambiente popular y rural.

Sin duda, entender la singularidad de la obra fue vital para poder comprender la importancia de estos eventos y la posterior recopilación en formato de libro y de DVD que se realiza cada año.

La creación de las Jornadas, libros recopilatorios y DVDs de las obras

Recuperar una zarzuela no es una tarea sencilla, se necesita analizar el texto literario o musical, que muchas veces no tiene partitura o solo se encuentran partes sueltas de la obra.  En esos tiempos realizar una obra de estas características era como hacer una película del oeste en su época de mayor auge, se realizaban cientos y cientos de obras, “muchas de ellas mediocres” según Antonio Gallego.

Por esta razón, realizando estas jornadas, Gallego quería recuperar las mejores y crear, no una reunión de musicólogos especialistas en la zarzuela, sino un lugar de encuentro donde cantantes, actores, escenógrafos, productores, promotores y todos los demás agentes implicados en la producción, reconstrucción y realización de estas obras tuvieran su lugar. Trabaja tanta gente en una zarzuela que muy pocas veces todos sus integrantes tienen la oportunidad de juntarse y discutir los distintos aspectos del proyecto.

Por todo ello, en el año 2013 se decidió celebrar las primeras jornadas de este género lírico español, vivo, teatral y divertido, que pone de manifiesto nuestras costumbres y nuestra música. Una creación con la intención de reivindicar la importancia de la zarzuela como género musical español que debería ser mucho más popular en nuestro país y en todo el mundo. Así, pensando en la mayor difusión de todo este trabajo, cada año se ha ido editando un libro con las ponencias, coloquios y nuevos artículos relacionados con los encuentros celebrados, artículos nuevos sobre las obras, sus autores y un DVD con la obra reconstruida y representada en cuestión.

Y lo más importante, ¿por qué en Cuenca? ¿Cómo afecta la zarzuela a la ciudad?

El principal problema a la hora de crear algo es bien conocido por todos: el factor económico. La Fundación Guerrero está compuesta por poca gente y no podían permitirse celebrar estas jornadas en los teatros de grandes ciudades. Cuenca lleva años apostando por la cultura a través de múltiples iniciativas y es conocida por su larga trayectoria en la música tradicional y religiosa o por querer instaurar en la capital conquense el conservatorio superior de música de Castilla La Mancha. Por este motivo, tanto el Ayuntamiento de Cuenca como la Diputación decidieron ofrecer a la Fundación Guerrero el Teatro-Auditorio de Cuenca totalmente gratis y ayudarles a editar sus proyectos; deseaban que estas jornadas se sumasen como un nuevo motor de repercusión al bagaje cultural de la ciudad y a la amplia cultura musical que ya posee.

Puede parecer que la Fundación debería estar muy agradecida con Cuenca (que sin duda lo está) por toda esta ayuda ofrecida. Sin embargo, la ciudad entera también debería estarle agradecida, porque ahora formará parte de la historia de la zarzuela. Gracias a todos estos acontecimientos y a las obras reconstruidas, que empezaron aquí y se han ido representando en otras ciudades, la zarzuela es más importante cada año. Además, rara vez se ha editado y analizado como hoy en día. Por esta razón, cualquiera que quiera estudiar ahora la bibliografía de la zarzuela española tendrá que acudir, consultar estos libros y quien sabe, puede que Cuenca sea recordada en el futuro como la ciudad que ayudó al resurgir de la zarzuela.

Texto de Ricardo Guijarro González y fotografías de Carolina Rodríguez para Makinguclm

Más contenidos sobre Zarzuela en MakingUCLM:

.

El contenido de este artículo está realizado para Makinguclm y publicado bajo licencia de Creative Commons CC BY-NC-ND 2.5 ES. (Reconocimiento - No Comercial - Sin Obra Derivada 2.5 España) .

.

Deja un comentario