La faceta más oculta de Lorca: la música

Marco Antonio de la Ossa junto al pianista Luis Palop. Foto: Fran García
Marco Antonio de la Ossa junto al pianista Luis Palop. Foto: Fran García

“La ciudad está dormida y acariciable por la música de los románticos ríos… El color es plata y verde oscuro… y la tierra, besada por la luna, es una turquesa inmensa.”

Acompañados por las notas de Claro de Luna de Beethoven, de la mano de Luis Palop, empezó la incursión en una de las facetas menos conocidas de Federico García Lorca. El profesor y musicólogo Marco Antonio de la Ossa dio a conocer su nuevo libro Ángel, musa y duende. Federico García Lorca y la música. Tras la presentación oficial junto a la vicerrectora María Ángeles Zurilla, el autor fue entrevistado por el equipo de MakingDos! y algunos de los asistentes al [meeting point] organizado.

Durante la investigación para su tesis doctoral La música en la Guerra Civil Española, se encontró con la combinación Lorca y la música, y ese aspecto tan desconocido para muchos le llamó la atención. “Siempre me han gustado sus dramas y poemas”, comenta de la Ossa. Según él, es quizá el mito que gira en torno a Lorca, las circunstancias de su asesinato y el desconocimiento del paradero de su cuerpo, lo que ha alzado más su literatura y poesía y ha dejado más oculto su lado como músico. Por ello, Marco Antonio de la Ossa intentó abarcar toda esa faceta en su libro, desde la infancia de Lorca, pasando por su adolescencia, su giro hacia la literatura, hasta su muerte en 1936.

Admitió que es triste que hoy en día no se sabe valorar la riqueza cultural española. “Tendríamos que considerar nuestro patrimonio, conseguir una mezcla, dar un poco más de dinero para la investigación y seguir buceando en la música y literatura española”.

Después de terminar la entrevista, de la Ossa leyó un poema de Lorca sobre la Ciudad Encantada y dio paso a Luis Palop para que cerrase el acto con una pieza de Jazz, Misty de Erroll Garner.

 

¿Te gustó la ciudad que gota a gota
labró el agua en el centro de los pinos?
¿Viste sueños y rostros y caminos
y muros de dolor que el aire azota?

¿Viste la grieta azul de luna rota
que el Júcar moja de cristal y trinos?
¿Han besado tus dedos los espinos
que coronan de amor piedra remota?

¿Te acordaste de mí cuando subías
al silencio que sufre la serpiente,
prisionera de grillos y de umbrías?

¿No viste por el aire transparente
una dalia de penas y alegrías
que te mandó mi corazón caliente?

Puedes ver más fotos en Facebook.

Créditos
Texto de: Anne-Wiebke Peters
Fotografías: Fran García

Deja un comentario