Estival Cuenca. “Y ríase la gente”

Quisiera hoy alertar a las buenas gentes de que un nuevo ser con un enorme potencial para causar estragos anda suelto por esta nuestra ciudad. Responde al nombre técnico de Jesús Arenas y se describe a sí mismo como mitad músico y mitad cómico. Este curioso espécimen combina sus dos pasiones para ofrecer un espectáculo diferente titulado ‘Jazztoy… ¡en Cuenca!’, difícilmente clasificable, intercalando en su tronchante monólogo la interpretación de canciones de diversos estilos con el clarinete. Reúne a su vez sobrenaturales habilidades muy a tener en cuenta, tales como sacarle punta a todo, reírse de sí mismo o arrancarse a cantar en inglés o portugués made in Albacete cuando menos te lo esperas. Pero su poder más temible reside en lograr que volvamos a casa con las mejillas ardiendo de tanto reír y un poquito más felices. Debería prevenirse a las autoridades de sus correrías, no sea que acabe con las vidas grises que a la crisis tanto esfuerzo le ha costado crear. La risa no puede contabilizarse, rentabilizarse, ponerle impuestos… Es demasiado peligrosa.

Texto de Julia de la Fuente y Fotografía de Fran García

Artículos publicados:

 

Deja un comentario