Madalina Pieptanar: “La sociedad rumana era mucho más machista y yo no me daba cuenta”

De Arad, en la región de Transilvania (Rumanía), a Mallorca y, de ahí, a la ciudad manchega de las vanguardias artísticas, Cuenca; ya cursando su último año en Bellas Artes. Madalina Pieptanar ofrece una visión crítica sobre el feminismo, su paso por diferentes culturas le permite abstraerse de los lazos familiares y analizar desde un calidoscopio el comportamiento de su familia dictada, como todos, por un patriarcado sistemático. Ella presenta una colección de fotos en las que retrata el día de la boda de su prima ¿Qué pasa si mezclamos en una coctelera Rumanía + boda + feminismo?

Madalina Pieptanar al lado de su obra. Foto: Edwin Enrique Álvarez
Madalina Pieptanar al lado de su obra. Foto: Edwin Enrique Álvarez

Hay muchas obras relacionadas con el feminismo, pero cada una con su huella personal. Desde tu perspectiva, ¿qué consideras que es feminismo?

Personalmente, yo no he vivido la desigualdad entre el hombre y la mujer. Si he querido jugar a base, perfecto, he sido una más del equipo; si he querido irme a cualquier sitio, lo he podido hacer… Quizá tenemos un concepto equivocado, tratamos el feminismo desde un punto de vista que creo que no beneficia a la mujer aquí, en España. En la Facultad de Bellas Artes en Cuenca ¿qué sentido tiene ponerte “en pelotas” delante de nadie? En el aula de primero y de segundo hay modelos que posan desnudos para que los dibujemos, en la playa ves a las chicas haciendo topless… Nos hemos quedado en lo básico, en lo superficial. Te vas a un país islámico y te estas jugando la vida ¿pero aquí?

¿De qué manera crees que deberíamos tratar aquí el feminismo?

El feminismo se puede transmitir a través del arte, pero sobre todo a través de la educación. Es la mentalidad lo que no cambia. Es un trabajo diario y a largo plazo. De la noche a la mañana no se puede gestar ese cambio. Se han logrado cosas, pero cuesta.

Has sido bastante crítica con el feminismo, sin embargo, tus obras hablan del día de la boda tu prima, desde su perspectiva, una perspectiva femenina.

Cuando eres pequeño te preguntan ¿qué quieres ser de mayor? En torno a los 5 o 6 años de mayor quería ser novia. Lo veía genial, todo el día con ese vestido precioso, verte de esa manera… verte bien te hace sentir bien. Si no lo vives de cerca, si tu vas de invitado, perfecto. En el caso de la boda de prima estuve organizándolo con ella, muy pendiente, y mi concepción cambió. Es tu día, pero tú no tienes que estar radiante para ti, sino para el público.

¿Y para él no es igual?

En Rumanía el novio se viste, hace un baile en el jardín de la casa junto a las damas de honor y va a casa de la novia a pedirle la mano. No pasa por el mismo proceso que la novia. Una vez estando en la boda, ella es la que tenía que empezar el baile, ella es la que tenía que cortar la tarta. El novio parece que esta exclusivamente de acompañante. Durante la boda “robamos a la novia” y pedimos un rescate y, en realidad, él no hizo nada; fue el padrino el que se encargó. El novio queda en un segundo plano. En cambio, mi prima se levanto a las 6 de la mañana para ir a peinarse. A las 8.30 ya estás maquillada para durar todo el día.

¿Cómo se vive el feminismo en Rumanía?

En Rumanía la sociedad es mucho más machista y yo no me daba cuenta. Una vez que llegué aquí, vi esas diferencias. En muchas cosas España ha cambiado, aunque sí es cierto que en otras sigue tan tradicional como siempre. Tú miras un álbum de fotos de boda y la que esta deslumbrante es la novia, nunca oirás decir antes ¡qué guapo el novio! a no ser que sea la madre o la abuela. Vas a estar pendiente del vestido: si le queda mal o bien, si esta gorda o no. Muchas mujeres apoyan el feminismo, pero tienen muy asumido lo que tienen que hacer, chicas de mi edad tienen la vida preestablecida; casarse, tener hijos… Tu vida es tuya, tú deberías ser totalmente independiente, si quieres ser ama de casa perfecto; pero si no tienes marido ¿que va ser de ti? Mi prima también ha estado en España y ella se dio cuenta de la diferencia, al casarse ha vuelto a asumir ese rol.
Una de las fotos de Mada se va degradando de tonos fríos a cálidos. Un presunto día cálido de boda acaba de comenzar; pero la joven artista, resguardada en los tonos fríos, mira la foto de su prima y le pregunta otra vez: “¿cómo te sientes?, ¿te sientes bien?”.

 

Si quieres ver más cosas de la exposición Femenina Plural
http://makingdos.tumblr.com/tagged/017796
Más sobre las actividades realizadas el Día de la Mujer de 2015
http://makingdos.tumblr.com/tagged/02100

Más información sobre este proyecto:

Deja un comentario