Laura Zamora: “Los derechos de la mujer no están bien definidos, es como si estuvieran maquillados”

Laura Zamora al lado de su obra. Foto: Edwin Enrique Álvarez
Laura Zamora al lado de su obra. Foto: Edwin Enrique Álvarez

“Siempre tuve muy clara la idea de que los derechos de la mujer no están bien definidos, es como si estuvieran maquillados. Entonces estaba yo, un día de estos, caminando en el mercado cuando vi las toallitas desmaquilladoras y pensé: sería una buena idea representar esto con las toallitas como si fueran desmaquilladoras de derechos. Me parecía irónico, me parecía una buena ironía social.”

Fue con esta propuesta que Laura Zamora Sánchez expuso, su obra en la exposición colectiva Femenina Plural en honor al Día de la Mujer, como artista invitada de makingdos!. Laura es estudiante del 3º de Bellas Artes, ha realizado estudios de bachillerato de BBAA en la provincia de Murcia y se posiciona fundamentalmente como artista plástica y fotógrafa –  realizando una obra rica en diversidad temática.

La obra presentada por la artista trata sobre el concepto de equidad, que le ha intitulado a su creación, como una tentativa de equivaler situaciones desiguales, tal cual percibe Laura que son las leyes de derecho a la mujer. Ella cree, que la sociedad tiene el deber de ayudar a la mujer a equivalerse en el trabajo, en la política y demás sectores. Ella cree que los derechos femeninos están ya positivados, pero le parece que sólo en las legislaciones porque en la sociedad todavía no existe el movimiento de inclusión plena de la mujer. Por eso, la acción de la artista de intervenir en la etiqueta del producto, de manera muy natural y sutil con el rótulo original, cambiando sólo el mensaje de desmaquilladora facial por el de “desmaquilladora de derechos”.

La ironía ante estos derechos maquillados, surgió en base al discurso histórico de que las mujeres de los años 70 han conseguido abrirse espacio en la sociedad, un espacio nunca antes concedido a ella y que por eso, las mujeres del siglo XXI ya no deben quejarse de una sociedad machista. Pero, para la artista, existen diferencias de las cuales en la mayor parte del tiempo no nos damos cuenta – o no queremos darnos, pero están ahí. Laura hace una comparación de este maquillaje con el derecho laboral de la mujer embarazada. Le parece una inconveniencia el propio nombre del derecho, que no es licencia de maternidad o paternidad, y sí permiso de nacimiento.

Según ella, lo que necesita la sociedad de igualdad y, es por lo que claman los grupos feministas, es que la economía y el sistema como un todo, estén pensados también para este tipo de cuestiones, que son micro machismos legales que impiden el desarrollo del éxito de una mujer. Ya con relación a los movimientos feministas, su crítica no es para los hombres, sino a las propias mujeres. La artista cree que no hay que gritar sus derechos y ansias, hay que encontrar una manera para que los hombres se sientan cómodos y entren en el ámbito femenino de manera confortable, sin obligarles.

Deja un comentario