Disfrutando Cuenca triunfa una vez más en nuestra ciudad

Disfrutando Cuenca ha llegado una vez más a nuestra ciudad, para mostrar su apoyo a aquellas personas con discapacidad, ya sea física o psíquica, sobretodo, a menores de edad. Se ha tratado de una jornada donde el objetivo no ha sido otro que pasarlo bien. Como cada año, suma a diferentes asociaciones solidarias, sin ánimo de lucro. Disfrutando Cuenca ha sido posible gracias a la organización de la que se han ocupado el Vicerrectorado de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria; el Centro de Iniciativas Culturales (MakingUCLM); el servicio de Ocio Inclusivo en Centro de Infantas de Cuenca (Aframas) y el Observatorio Urbano (Escuela Politécnica de Cuenca). El foco ha estado en la calle Carretería, en el centro de Cuenca.

Rocío Manrique Gallardo, estudiante de la Facultad de Educación (que también estuvo en el encuentro), ha explicado a este medio que todo surgió porque en la asignatura de “Animación Socio Cultural” se hizo un proyecto sobre los objetivos del desarrollo sostenible: “Entendimos que era oportuno ocupar este espacio y poder sacar a la calle todo lo que habíamos hecho para que no se quedase en la universidad”. Ha añadido también que no se esperaba “tanta participación”.

También estuvo presente la Biblioteca Solidaria, un programa de voluntariado cultural en las bibliotecas públicas de Castilla-La Mancha, gestionado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes. El programa está dirigido a colectivos desfavorecidos y en su desarrollo colaboran otras instituciones públicas y privadas. David Martínez, coordinador del programa Biblioteca Solidaria, ha comentado que pudieron promocionar libros de lectura fácil y libros para sensibilizar sobre distintos ámbitos a los más pequeños. Ha mencionado que hacen talleres durante todo el año, unas actividades puntuales. Ahora están promocionando temas del medioambiente. Están abiertos a todo aquel que quiera de forma libre y voluntaria prestar su tiempo y capacidad al programa. “De lo que se trata es de que saquemos a la calle todo lo que hacemos en los centros y que la gente sepa de nosotros y de cada una de nuestras entidades”, explica David Martínez. Esta agrupación organizó para finalizar un bingo en el que el premio fue, como no podría ser de otra forma, un libro.

Pilar Diaz, secretaria de la asociación Teresa de Luna, explica que su asociación de alumnos de la universidad de mayores tiene como principal función la de divulgar y hacer excursiones. La última ha consistido en un visaje al Museo Oceanográfico de Valencia, han ido también a Sicilia, en lo que fue un gran viaje cultural. Pilar Diaz: “Hemos participado en Disfrutando Cuenca porque nos hemos dado cuenta de que en Cuenca no se conoce nuestro programa y la gente no sabe que a partir de cincuenta años puedes ir a la universidad, y nuestra idea es divulgarla”.

Dentro de la plataforma de ONGS de Cuenca está María Patricio: “Nos unimos a la ONG porque tenemos proyectos de cooperación y hacemos actividades conjuntas para sensibilizar, concienciaros, nos apoyamos mutuamente”. Ha añadido también que, si por ejemplo Manos Unidas organiza una exposición, el resto va a apoyarle. Antes tenían una actividad que la hacían el día del comercio, con lo que han aprovechado para salir a la calle ya que “hay más entidades y más sensibilidad social”. María Patricio está convencida, a ella le gusta ver movimiento, “que haya gente en la calle, que haya vida, que salga las voces sociales, que la universidad se implique con la ciudad, y participar en ella es un lujo y un privilegio”.

GUDCAN es una asociación que se centra en la terapia asistida con animales. Luis Huerta, director de GUDCAN, afirma que ellos trabajan con diferentes colectivos, con diferentes demencias: “Trabajamos con niños en situación de vulnerabilidad; educación especial, con salud mental, trabajamos también un poco en la parte preventiva y de fortalecimiento de los vínculos entre familias y también realizamos acciones formativas para formar otros profesionales como el de Técnico en Terapia Asistida con Perros”. Para esta asociación es el segundo año en Disfrutando Cuenca. Para ellos es importante hacer trabajo comunitario; sentirse integrado dentro de la comunidad, “para que te conozcan”.  Lo que pretenden con ello es que los niños trabajen la educación en proyecto, y que vean la importancia de las emociones, de entender las emociones de los perros.

Manos Unidas Cuenca también estuvo presente. Encarnación Pérez Martínez es la presidenta delegada. Esta ONG tiene dos principales objetivos: la sensibilización a través de la difusión de lo que hacemos, de nuestras actividades solidarias, entre las que hay muchísimas iniciativas; y la recaudación de fondos para financiar proyectos. El año pasado también participaron, este año incluso han lanzado más actividades, como el juego de la oca, “una adaptación de la oca tradicional al mensaje positivo de Manos Unidas”. Todos en la asociación coinciden, “educando construimos futuro, de puente a puente ayudando”. Pérez Martínez afirma que les encanta porque es una forma de darse a conocer divertida y natural, “creemos que el mensaje es muy positivo, el de dinamización y de aprovechamiento de la ciudad”.

Misión América es una ONG, su delegado de misiones es Juan Camilo Valbuena. Han acudido en el marco de una campaña de sensibilización: “Cuando llegan los misioneros y van a las zonas de misión ven las necesidades que hay, entonces en muchas zonas la pobreza y la necesidad hacen que sea necesario construir colegios y hospitales”. Explica que primero se encargan de lo que es la evangelización, “dan a conocer al señor y luego, lo que es Misión América, lleva a cabo la construcción de esos proyectos”. Este año han querido el ‘verano misionero’, una experiencia para todos los jóvenes que quieran viajar durante 15 días a Tánger o a Yurimaguas. En Yurimaguas, por ejemplo, tienen a Jesús López, un misionero que tiene un pequeño “vicariato”, que no termina de ser una parroquia, pero que tiene parte de escuela. Desde Cuenca se les ha enviado distintos materiales escolares. Esta asociación tiene la oficina en el casco antiguo, en el propio obispado; es por eso que pasa algo desapercibida, con lo que pretenden darse a conocer.

Acuaprende es otra asociación que juega un papel importante a nivel educativo. Isabel Marín, quien trabaja en refuerzo educativo en inglés, nos cuenta que su principal objetivo es ayudarles a aprender a leer y a escribir. Tratan también la electroescritura, las matemáticas o las ciencias naturales. Tienen una psicóloga que también ayuda a los chicos en cuanto a emociones. Acuaprende tiene incluso un taller de escritura, donde se refuerza la expresión escrita con juegos divertidos. Este año pretenden llamar la atención de aquellas familias con hijos con problemas educativos, ya sean disléxicos o no, para puedan recibir una ayuda.

Teresa Molina, directora territorial de Aldeas Infantiles, entiende que el objetivo es que “todos los niños puedan tener una familia”. Aldeas Infantiles cuenta con proyectos de acogida, de trabajo con familias, lo que es un “fortalecimiento familiar”. Teresa Molina: “Trabajamos en prevención y programas de apoyo a los jóvenes hasta que sean personas independientes”. Este es el segundo año que participan en Disfrutando Cuenca, se trata de hacer un encuentro entre las entidades con las que están comprometidas, en cuanto a la infancia y al medio ambiente.

ANRIE también participó, una asociación que está dentro de RIA (Red Iberoamericana de Animación sociocultural). Sabina Checa, socia de la organización, nos cuenta que recientemente se ha constituido a nivel nacional. ANRIE (Asociación Nodo Red Iberoamericana de Animación Sociocultural de España) ahora mismo trabaja a nivel autónomo, y en cada comunidad hacen diferentes actividades. En octubre del año pasado celebraron en Cuenca el Séptimo Congreso Iberoamericano de Animación Sociocultural, con lo que este año pretenden patrocinar el próximo congreso. La asociación está de acuerdo en que Disfrutando Cuenca es algo necesario, para que la gente se movilice y la cultura y el ocio se promuevan.

Apromips también estuvo en el encuentro, una asociación dirigida a los pro minusválidos psíquicos de Cuenca. El objetivo es crear un recurso asistencial para sus hijos una vez finalizada la etapa de escolarización. Carlos Puebla, trabajador social, comenta que disponen de materiales con que trabajan la rehabilitación, como manoplas para los estímulos sensoriales. Su presencia se debe a que pretenden ante todo visibilizar la discapacidad.

Susana Lozano, vocal de ATELCU, nos comenta su asociación pretende servir de plataforma de encuentro y soporte para las familias afectadas por el trastorno del lenguaje y otros trastornos del desarrollo de Cuenca, sin ánimo de lucro. Hacen actividades con los niños, ya que colaboran con los logopedas y fisioterapeutas. Susana Lozano nos cuenta que además pretenden ir en junio por San Blas a un albergue a nivel nacional con las familias. La asociación ya tiene 3 años y este es su primero en Disfrutando Cuenca.

 

Texto de Juan Jesús Rubio Parra. Fotografía de Sergio Rubio para #makinguclm

Deja un comentario