“Todo depende de la mirada”

La prisa nunca es buena compañera de viaje, pero no quedaba otra alternativa si queriamos llegar a la exposición del profesor de la UCLM, Santiago Torralba, localizada en la emblemática “Casa Zabala” del casco antiguo de Cuenca. “Diario intermitente” no es una exposición al uso; fotografía, vídeo y música se unen para mostrar la visión artística de Torralba.

10441145_759765570760419_6181709030444235836_n
“Diario Intermitente”. Autor: Blanca Buenafé Cerdán

Música intrigante, imágenes de la soledad en el camino, trenes, vías, columpios balanceándose inertes, casas a punto de desmoronarse. Esto es para Santiago Torralba La metáfora del tiempo, la primera de sus tres proyecciones. Las imágenes, grabadas a altura minima trasnmitian la sensacion de convertinos en pequeños liliputinses en un mundo de gigantes, el sonido que envolvia la sala hacía el resto, lograr que los asistentes se sintieran parte de la propia proyeccion. Una metafora temporal representada a traves del metrónomo silencioso proyectado en la pared; una metáfora del tiempo en el que cada segundo cuenta, un tiempo que se aleja para no regresar, al igual que la mujer que dio fin a la proyección, alejandose hacía el vacio de la pared que teníamos frente a nosotros…para no regresar.

Fuego negro, fuego rojo, agua, aire y tierra. El caos de los cuatro elementos unidos en la surrealista proyección Ningún alfabeto es capaz de descifrar el misterio de tu nombre. Ante la imposiblidad de dar una explicación racional a lo que se pudo ver, no queda más remedio que relatar la propia explicación de Santiago Torralba: “Lo de menos es el cúando y  el cuanto. Lo importante es lo que te transmiten las imágenes”. Las palabras del autor de la exposición ya lo dicen todo, el resto es disfrutar de la proyección y no intentar encontrar el sentido a la sucesión de imagenes de noches estrelladas, agua de lluvia o fuego inerte.

10615971_759765414093768_6949493669600104073_n
Santiago Torralba (arriba) y Antonio Fernández (profesor de la UCLM). Autor: Blanca Buenafé Cerdán

El agua golpeando contra el cristal, la sensación de paz y tranquilidad en un solitario viaje. Restos de un diario intermitente donde “lo único importante es la mirada”, como bien expresaba Santiago. La visión que cada uno otorga a la última de las proyecciones “Andas y callas” puede diferir de manera asombraso entre los asistentes. No es necesario entenderlo, no hace falta ser un erudito en fotografía, lo importante es la interpretación que cada uno de nosotros hagamos de este “Diario Intermitente”, el cual se puede disfrutar hasta el próximo 23 de noviembre en la Fundación Antonio Saura.

 

Deja un comentario