Selva: De insecto a obra de arte

Más conocido como “Selva” y procedente de Murcia, Jorge Ortuño destaca por la importancia que otorga a la expresividad de la línea en sus obras. El linóleo y la punta seca son sus materiales fetiche “que es lo más puro en ese sentido”. Los utiliza en un sentido muy expresionista, donde destacan los monstruos, vómitos o vagabundos, siguiendo una línea oscura y reivindicativa, “porque el tiempo en el que estamos merece que la gente que hace imágenes sea cañera”. Afirma que su obra debe crear un impacto en el espectador, no puede dejar indiferente a nadie.

Estudiante del máster en la Casa de la Moneda, demuestra su calidad artística con su proyecto final, en el que relata la Metamorfosis de Kafka. “Es un tema muy actual, la juventud está perdida, se siente un parásito que no tiene ni oficio ni beneficio”. De forma reivindicativa, la versión ilustrada de la Metamorfosis, explica la frustración juvenil a la hora de cumplir sus aspiraciones y objetivos en la vida, que a pesar de su formación profesional e ilusión no consiguen llegar a buen puerto. “En el proyecto yo partía de un insecto, y a través de las contrapruebas llegaba a la persona, por lo que resultó interesante hacerlo. Era un intento de emular el recuerdo de cuando una persona se siente mal, se siente un parásito, y recuerda cómo ha llegado ahí.”

Fotografía: Alex Basha

Texto: Vanesa Moreno Muñoz

Deja un comentario