Curso de “Mindfulness” en la Facultad de Educación

A veces un hombre “tiene una crisis de valores y tiene que buscar otra manera de pensar”. Por eso, es importante saber gestionar emociones y estar “ahora” en la realidad.En la Educación hace falta enseñar a gestionar las emociones, con técnicas como el Mindfulness. Es un proyecto innovador que empieza a ser más frecuente en el ámbito educativo. Esta práctica de meditación es muy famosa por que aporta beneficios y está comprobada por las investigaciones. Un ejemplo de ello es que ayuda a mejorar el sistema inmunológico e influye en la longevidad.

Con motivo del nuevo curso que se va a impartir en la facultad de Educación orientado al Mindfulness, hemos entrevistado a los principales organizadores del mismo, entre los que se encuentran profesores de la facultad como José Vicente Hernández y Mariano Herráiz y otros organizadores de cursos como Elena y Ana.

¡Buenas tardes! Queremos preguntaros sobre este curso, que resulta muy interesante. Mindfulness es como una filosofía, ¿por qué esta práctica es importante para nuestra sociedad moderna?

José: Mindfulness es una técnica milenaria y universal, que también ha sido llamada de diversas maneras, como Atención Plena o Atención consciente. Debemos acostumbrarnos a escuchar la palabra meditación, que procede de todas las culturas y religiones. Comienza a ser novedoso porque lo que pretende es que las personas que lo practican centren su atención de una manera consciente en el presente, algo que permite evitar problemas emocionales, ya que cuando la mente está en el pasado y nuestros recuerdos son negativos puede ocasionar que la persona gestione las emociones con cierta dificultad, pudiendo originar trastornos mentales. Y lo mismo ocurre cuando nuestra mente se sitúa en el futuro, porque el porvenir es algo que no controlas y que puede generar cierto malestar e inseguridad.

Mariano: En la actualidad, hay más demanda de Atención Plena, porque en este mundo lleno de operadores y tecnología obliga a que la mente se disperse e incite la distracción. Es importante porque ayuda a centrarnos en el momento presente, además de su parte terapéutica. Es interesantísimo los resultados que se han obtenido en niños hiperactivos, debido a que ayuda a fijar la atención, y se puede sustituir la medicación, cuyos efectos secundarios se desconocen, por la meditación.

Elena: Vivimos en una época en la que estamos muy desequilibrados y es importante que nos armonicemos. Cuando eres capaz de controlar tu respiración y de que la energía pase por tu cuerpo, comienzas a armonizar, a pensar con más claridad. Tiene que ver con un conocimiento de ti y todo lo de alrededor comienza a armonizarse. Y también es importante la manera en la que tú influyes en los demás cuando estás en ese estado de armonización.

-¿Por qué se está realizando este curso en esta facultad? ¿Cuál es el origen de esta iniciativa?

-Mariano: Todo empezó un día en el que teníamos examen. José Vicente y yo compartimos asignatura y el día del examen yo llevé un libro de Mindfulness. Lo dejé en la mesa y José Vicente lo vio. Ninguno de los dos sabíamos que el otro se estaba formando en esta técnica, y así es como surgió la idea. Los dos éramos conscientes de la necesidad de trasladar la meditación y la conciencia plena a la educación, porque sabíamos bastante de las mejoras que producía.

-Este curso también está realizado para profesores, ¿cuáles son las diferencias entre estudiantes y profesores y qué es lo más importante?

Mariano: Los profesores tienen que gestionar a los jóvenes. La gente joven no tiene miedo a ver qué pasa, los profesores tienen que ir derribando barreras poco a poco. Hay que perder miedos en la manera de construir la educación. Una de las cosas más importantes que nos enseña mindfulness es “yo no soy mi pensamiento”, esa es una gran mentira que nos han dicho siempre: tú no eres pensamiento, eres muchísimas cosas más.

Elena: Tienen que trabajar ellos, saber quiénes son y controlar su inteligencia emocional porque tienen que gestionar la diversidad de la gente y cada uno tiene su problema emocional. El primero que tiene que saber dónde esta es el profesor, porque si no la clase puede ocasionar problemas, conflictos o enfrentamientos que son totalmente innecesarios para la enseñanza.

Mariano: No hay que tener miedo a nuestra neurosis para planificarlas, para enseñarnos. Los profesores.

-¿Qué prácticas se realizan en el curso con respecto al Mindfulnes?

– Anna: Vamos a trabajar una parte teórica, un poco de base para dar unos pequeños conocimientos que se necesitan, pero fundamentalmente va a ser práctico. Va a consistir casi todo el tiempo en hacer ejercicio porque al final mindfulness es muy experiencial. El curso sobre todo se va a dedicar a eso, a hacer diferentes ejercicios en los que vamos a intentar trabajar lo que más se ve en Mindfulness. Cada día vamos a trabajar una cosa, como puede ser el de la respiración, la conciencia corporal, y conforme vayamos avanzando y entrando en práctica vamos a ir trabajando emociones y situaciones difíciles.

José: El curso dura 10 sesiones en total, porque la evidencia científica está demostrando que los beneficios de la práctica de Mindfulness se empiezan a ver al menos cuando ya han pasado 8 semanas desde la primera práctica, y todos los programas que están basados en la práctica de Mindfulness son como mínimo de 8 semanas .

Finalmente, nuestros entrevistados aseguraron que cada persona llega a Mindfulness por algo en concreto, como la amabilidad, la calma emocional, y que se debe aprender a observar los pensamientos con la intenci

an as tardesn cambio. on la intenci por algo en concreto, como la amabilidad, la calma emocional, y que se debe aprender a obseón de querer un cambio.

Información sobre el curso:

Jueves 18 00 – 20 30

25 horas

25 euros

Texto: Anastasiya Pak