‘Ciencia en los bares’: nuevo método de divulgación científica

Pint of Science, que se llevará a cabo en Cuenca los próximos 14, 15 y 16 de mayo, consiste en la realización de reuniones en un bar con científicos del área del conocimiento, fuera de un aula, para divulgar una investigación de una forma más sencilla y acercar la universidad a la gente que no se relaciona en este espacio. Este proyecto se celebra desde hace tres años en veintiún países diferentes (tales como Francia, Italia, Tailandia o Brasil) y tiene como objetivo principal acercar la ciencia al lugares tan dispares como restaurantes o bares. Concretamente en España, se celebra en 57 ciudades y la novedad este año repercute en Castilla-La Mancha. Juan Luis Manfredi, profesor de la Facultad de Periodismo de Cuenca, ha sido nombrado responsable principal de Pint of Science de Cuenca, quien ha delegado en Pavel Sidonenko y Juan Ignacio Cantero para poder dinamizar el proceso de selección de los lugares donde se va a celebrar el encuentro como contactar con los ponentes que participarán. Pavel Sidorenko, licenciado en Historia y Máster en Comunicación Social, comenta que “justamente la última ciudad que faltaba en involucrarse en esta iniciativa era Cuenca”.

Juan Ignacio Cantero, graduado en Periodismo y doctorado en la UCLM, comenta que las actividades que se realizarán no dejan espacio a la imaginación, puesto que lo que es Paint of Science está muy cerrado. “La dinámica no cambia según la ciudad en la que se realice, pero sí que pueden ser diferentes los temas tratados y los ponentes que lleven a cabo los diálogos”. Concretamente en Cuenca, se ha elegido un bar distinto para cada uno de los días de duración y se hará de manera simultánea entre ellos, para evitar que se diluya la atención y concentrar los esfuerzos. “Hemos decidido que sea así, básicamente por un tema poblacional, porque Cuenca es una ciudad pequeña comparada con otras de España. De modo que pensamos hacer la misma actividad en bares distintos para no perder el cómputo de gente” explica.

Está claro que existe una gran necesidad de acercar la ciencia a la población. Bajo el punto de vista de Cantero esta es “una gran iniciativa el hecho de llevar lo que la gente tiene concebido para científicos y para el ámbito de la universidad a un lugar en el que todo el mundo acude, seas del nivel que seas. El bar es el punto de reunión de todo el mundo. Está muy bien ideada en ese sentido porque hace falta que la ciencia llegue al pueblo y que el pueblo llegue a la ciencia”.

Sidonenko comenta que cuando se habla de divulgacion en el ámbito académico se limita o se circunscribe a revistas científicas o entornos muy específicos en el que el común de las personas no tiene acceso. Esto justamente es abrir el conocimiento, hacerlo más digerible, traducirlo a un discurso mucho más sencillo para poder ampliar el público y el interés por estas investigaciones. “En ocasiones, nosotros mismos no sabemos lo que están haciendo otras facultades u otros investigadores dentro del mismo campus. De modo que esto permite abrir esas posibilidades de difundir y demostrar qué avances se están llevando a cabo” explica.

 

Cuando se divulga a través de una revista científica se maneja un discurso muy complejo y especializado, en el que si eres ajeno a esa disciplina se escapan muchos detalles importantes que deberías conocer. “Aquí se les pide el esfuerzo a los participantes de poder llevar su investigación a un discurso sencillo, dentro de los términos en el que tú puedes llevar una conversación con tus amigos o familiares, es decir, un lenguaje llano. Esto le da enormes posibilidades al conocimiento de llegar a sectores que en ocasiones se pueden llegar a sentir temerosos o avergonzados por no saber manejarse en esos mismos términos” comenta Sidonenko. Esto viene dado por las propiedades del texto que como sabemos son coherencia, cohesión y adecuación. “Damos por hecho que la coherencia y la cohesión la tienen, pero la adecuación es adaptarte a destinatario o al entorno en el que te encuentras. Los tecnicismos se asemejan a lo adecuado que seas en el espacio donde te encuentres. Si estás en un bar seguramente se retiren los tecnicismos para el público medio” explica Cantero.

En este festival se tratarán temas como la psicología, astronomía, química, biología o incluso el cambio climático. Estas categorías son genéricas y lo peculiar es que cada ciudad la adapta según su entorno o curiosidades, apuntando a puntos concretos de la ciudad. Según ha explicado Sidonenko los temas serán tanto ciencias puras como ciencias sociales. “Cuando se habla de ciencia siempre tenemos la idea de un laboratorio o de los tubos de ensayo, pero en las facultades de Ciencias Sociales o Periodismo también se hace ciencia. Entonces queremos compaginar estos dos ámbitos. Al tener acceso a estas personas también podemos preguntarles y debatirles para enriquecer mucho más esta experiencia”.

Los puntos de encuentro serán Samsara, Hispano y Carpe Diem de 19 a 21 horas. A modo de reflexión, a Sidonenko comenta que “cuando la gente no sabe de lo que le están hablando tienes que ser mucho más explícito. Es una experiencia muy enriquecedora pero a la vez es un reto, tanto para organizadores como ponentes”. De nada sirve hacer un teorema si no hay nadie que lo entienda. El fin es llegar a la gente a través de divulgación. La ciencia no es un mundo lejano del que estar alejado, sino que puede estar al alcance de todos los que quieran conocer.

Entrevista de Sandra López Merlo. Texto de Sandra López Merlo. Fotografía de #makinguclm

Deja un comentario