El gran regreso de Celestina

Si Cuenca está llena de arte, lo que presenciamos el pasado viernes 24 de febrero en el Auditorio lo evidencia. Un espectáculo lleno de vida. Y muerte. La versión del clásico “La Celestina” de la compañía Atalaya no deja indiferente a nadie. Una obra maestra que supuso el punto de partida de las II Jornadas de Investigación Teatral en la capital conquense.

Lo novedoso e impactante de esta representación fue la maravillosa coreografía perfectamente ejecutada con unas mesas metálicas, presentes en todas las escenas y con un papel importante dentro de las mismas. Los actores, únicamente siete que interpretaban a su vez varios personajes, danzaban con elegancia y precisión alrededor de estas estructuras de metal. Cantos de varios lugares del mundo, música y la asombrosa capacidad vocal de los actores caracterizan la nueva versión de la obra de Fernando de Rojas, destacando la actuación de Carmen Gallardo, sublime en el papel de Celestina.

Ricardo Iniesta, director de la obra, reivindicaba la actualidad de la misma, una pieza que está comenzando a emerger, con temas como la corrupción y la traición, la rebeldía y fuerza de la mujer, mostrando la importante carga social de esta composición teatral. El tono cómico presente a lo largo de la actuación atenuaba el ambiente trágico que supone la obra, amenizando a un público muy receptivo y satisfecho. La duración de la ovación demuestra la buena acogida que recibió “La Celestina”. Los espectadores más curiosos e interesados en el tema de la interpretación pudieron disfrutar de un coloquio con los protagonistas y el director al finalizar la representación, donde realizaron preguntas acerca de la profesión, el vestuario y la escenografía. En definitiva, fue una mañana llena de emociones, en la que el teatro clásico se convirtió en actualidad invadiendo el Auditorio conquense.

 

Texto: Vanesa Moreno Muñoz

Fotografía: Alex Basha

Deja un comentario