“Bereshit”: Ana de Alvear expone su particular visión del principio del universo

El pasado 28 de abril la Sala de Exposiciones de la Catedral de Cuenca inauguró la nueva muestra de la artista Ana de Alvear titulada “En el principio”. En realidad, el título original de la exposición “Bereshit” es una palabra hebrea que proviene del libro del Génesis. Las obras de Ana intentan relatar la creación del universo y del hombre; se pregunta de dónde venimos y hacia dónde vamos, el sentido de todo, y ofrece sus particulares respuestas. A la inauguración asistieron el Director de la Catedral de Cuenca, Miguel Ángel Albares, el Cabildo de la Catedral, José Antonio Fernández, y la propia artista Ana de Alvear.

Miguel Ángel Albares comenzaba la inauguración describiendo la exposición como “una obra adulta de reflexión sobre nuestro destino” y “toda una declaración de intenciones por parte de la artista”. El director quería recordar que la Catedral no encierra solo tesoros de tiempos pasados, sino también contemporáneos como sus vidrieras o las obras expuestas en este momento. Destacaba de la autora su utilización de lápices de colores, una técnica “que algunos definirían como infantil”, pero en manos de Ana De Alvear se convierte en toda “una experiencia”. La artista se mostró agradecida por estas amables palabras y encantada de poder exponerla al fin sus dibujos.

Ana de Alvear es madrileña, domina el dibujo puro y duro con lápices de colores, pero también realiza videos para conciertos de música de vanguardia junto a su hermana María de Alvear, premio nacional de la música, u otros compositores. Además, es una gran conocedora de la Catedral de Cuenca. Sus continuos viajes para disfrutar de la Semana de la Música Religiosa y demás conciertos de órgano le han permitido contemplar el emblemático edificio a lo largo de los años. Por esta razón, reconoce que la idea de esta nueva exposición le surgió hace algunos años, con la capilla del Espíritu Santo recién renovada: “La capilla tenía un espacio libre blanco en la parte alta, donde está el órgano, y al verlo de repente se me apareció la idea de la obra, la bien que quedaría ahí expuesta”. A raíz de esta “iluminación” la artista se puso en contacto con Albares y juntos terminaron de desarrollar la idea que agrupa el total de esta exposición.

Ana de Alvear afirma que la idea principal siempre ha sido iluminar los diez primeros versículos del Génesis, “desde la separación de las aguas de la tierra, luego del universo y luego al principio del universo”; así surgieron las tres salas que se pueden contemplar hoy. La primera titulada “Hacía la luz…no queda mucho” presenta obras inspiradas en montañas de Suiza y se compone de 77 dibujos agrupados en 12 cuadros irregulares, pues no poseen la cuadricula normal de un dibujo. La artista deseaba “romper el convencionalismo, que fueran montañas que parece que forman una unidad, pero no son correlativos”. La segunda sala se titula “Tiempo de Espacio” y ofrece una reflexión sobre la cosmología y el principio mediante “mini galaxias”.

La tercera y última sala de esta exposición acoge sus obras de mayor tamaño, “En el vórtice forzado negro” y “En el vórtice forzado blanco”. Estos dibujos se componen de 50 láminas cada uno, 3×7 metros, el mismo tamaño que aquel espacio en blanco de la capilla que inspiró a Ana a comenzar a dibujar. De Alvear expone la percepción del origen del universo formulada por Stephen Hawking y le añade su particular visión. Además, dada su pasión por Da Vinci, la exposición finaliza en esta sala acompañada de la obra del renacimiento los Postigos del Retablo de Uña (Cuenca): Anunciación, Natividad y Epifanía de Martín Gómez El Viejo.

“Un año para las galaxias grandes, otro para las montañas y más de 6 meses para las mini galaxias”. Casi 3 años es el tiempo que ha necesitado De Alvear para ver finalizada su creación. La exposición no tiene cierre oficial, pero se espera que permanezca en la Catedral hasta finales de año. Asimismo, la artista desea que sus dos galaxias grandes puedan permanecer, una vez finalizada la exposición, en la capilla para la que fueron diseñadas. Los visitantes que lo deseen podrán adquirir postales o un catálogo con las todas las obras de la exposición; poder seguir disfrutando de la particular visión de Génesis de Ana de Alvear en sus casas.

La inauguración se clausuró por la tarde con un concierto organizado por La Academia de Órgano ‘Julián de la Orden’. El compositor austríaco Klaus Lang, Catedrático de Composición en la Universidad de Graz y amigo de Ana de Alvear, interpretó a las 20:00h. varias obras religiosas, propias y estrenó en primicia una improvisación inspirada en esta exposición titulada ‘El universo de Ana’.

Texto de Ricardo Guijarro y Fotografías de Laura Salmerón para #makinguclm

 

 

Deja un comentario