Belmonte. Primera toma de contacto para un nuevo proyecto

Con la llegada del nuevo año salimos de otra vez a los caminos a buscar aventuras y lugares donde crear e inventar. Después de cerrar temporalmente en ciclo del Museo Etnográfico de Huete donde hemos aprendido tanto, volvemos a recoger el reto que nos lanza nuestra querida profesora de Antropología Luisa Abad y nos ponemos en marcha. Esta vez la ruta nos lleva a Belmonte, uno de esos pueblos que crearon nuestra historia. Allí dejaron sus huellas Pedro Girón, Juan Pacheco, Fray Luis de León o Pedro Páez, ese personaje tan desconocido y tan increíble que descubrimos en “Dios, el diablo y la aventura” de la mano de Javier Reverte.

Precisamente, a nuestra llegada nos recibió el mismísimo Pedro Páez en forma de placa para darnos la bienvenida y contarnos los hechos que desde allí nacieron.

En el descubrimiento del Nilo Azul… “El 21 de abril de 1618, que llegué a ver, no parecía más que dos ojos redondos de cuatro palmos de largo; y confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver antiguamente el Rey Ciro (…), el gran Alejandro y el famoso Julio César”.

(De la Historia de Etiopía, de Pedro Paez, Estudiante del Colegio de Jesuitas de Belmonte)

No podemos contar de momento mucho más sobre nuestras aventuras Belmonte las salvo que estaremos por el antiguo colegio jesuita, después archifamosa cárcel comarcal y que estamos trabajando en temas relacionados con culturas indígenas y mujer rural…

A este primer viaje participaron: Sergio Rubio, Carolina Rodriguez, Marta Cuenca Rufián y Carlos Rodríguez Urra

Esto es todo lo que podemos contar de momento.

Si está historia tiene más capítulos, aquí las iremos contando:

El contenido de este artículo está realizado por Makinguclm y publicado bajo licencia de Creative Commons CC BY-NC-ND 2.5 ES. (Reconocimiento – No Comercial – Sin Obra Derivada 2.5 España)

.

 

Deja un comentario