11-M 2004: “No tenemos palabras”

Tal día como aquel 11 de marzo de 2004 andábamos camino de Madrid con la idea de hacer un reportaje para la revista DO2 de Aula, el Salón Internacional del Estudiante. Allí tenía presencia la UCLM y hacia allí nos pusimos con las primeras luces de aquel jueves que pasaría a la historia con el numerónimo 11-M.

Tal como han sido siempre las rutas de reportajes el camino fue un intercambio de gustos musicales, un ir y venir de estilos y de canciones. Así llegamos a Madrid en la ignorancia de que siempre nos acordaremos de lo que hicimos aquel día.

Miles de jóvenes preuniversitarios llenaban ya los pabellones de IFEMA buscando información con la que decidir su futuro. La noticia se reflejaba en las caras. En principio confusión, luego shock. Las imágenes de las Torres Gemelas nos llegaron desde la lejana y mítica Nueva York, pero ahora venían de la pared de al lado.

Eran nuestros vecinos, nuestros conocidos y amigos de amigos los que iban en los trenes. Mientras el pabellón 9 de IFEMA donde se celebraba AULA se iba vaciando poco a poco, el pabellón 6 se iba convirtiendo en el epicentro del día. Allí iban llegando las víctimas y los familiares buscando explicación y consuelo.

Las moquetas de colores se quedaron vacías y los monitores que anunciaban las bondades de las instituciones académicas se transformaron en las ventanas desde la que podíamos ver lo que había tras los stands de cartón piedra.

En pocas horas, lo que eran aparcamientos repletos de autobuses escolares se convirtió en un hervidero de ambulancias, policía y coches fúnebres. Y allí en medio andábamos sin ser capaces de asimilar aquella locura sin explicación y a la que cada explicación volvía más locura todavía.

Al volver a casa descargamos las cámaras y tratamos de explicarnos a nosotros mismos lo que habíamos vivido aquellas horas. Y eso es lo que contamos en “No tenemos palabras”. Con la evolución de la imagen digital en la que los últimos diez años ha sido mucho, las malas copias y las prisas la calidad del vídeo es escasa pero sigue contando y en esta cosas, como en tantas, lo importante es la intención.

 

Ficha técnica: makingdos.com/notenemospalabras.html

Deja un comentario